•   Londres  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Los británicos tendrán que declarar, a partir de mañana, si quieren ser donantes de órganos al solicitar o renovar el carné de conducir, una medida impuesta por el Gobierno para impulsar las donaciones.

Hasta ahora, las autoridades de tráfico del Reino Unido, donde 8 mil personas esperan un trasplante, preguntaban a los solicitantes del carné de conducir si aceptaban ser donantes de órganos, pero no era obligatorio responder a este apartado.

A partir de mañana, el formulario dará dos opciones: aceptar la inclusión inmediata en el registro de donantes o dejar la decisión para otro momento.

En el Reino Unido, sólo el 29 por ciento de la población se encuentra inscrito en el registro nacional de donantes, a pesar de que nueve de cada 10 personas reconocen que les gustaría serlo.

La situación ha provocado un importante debate en los últimos años sobre cómo mejorar estas estadísticas, lo que ha llevado al Gobierno a poner en marcha este método.

Además de convertirse en una pregunta de respuesta obligatoria, está pasará de estar al final para situarse al principio de la solicitud del carné de conducir.

"Ser donante de órganos es un acto realmente desinteresado que puede salvar vidas", explicó la secretaria de Estado británica de Salud, Anne Milton, que insistió que con este cambio el Gobierno pretende facilitar a la gente el convertirse en donantes.

Un método similar impuesto en Illinois (Estados Unidos) consiguió aumentar el número de donantes del 38 al 60 por ciento.