•   DAMASCO / AFP  |
  •  |
  •  |

El Consejo de Seguridad de la ONU se reunió ayer martes por segundo día consecutivo para discutir sobre la represión de las protestas en Siria, que sumó al menos tres nuevas víctimas a las decenas de muertos registrados desde el domingo.

El martes en Hama (centro) dos hermanos murieron cuando un cohete cayó sobre su vehículo y otro civil pereció por los disparos de un tirador emboscado, afirmó el presidente del Observatorio Sirio de Derechos Humanos, Rami Abdel Rahman.

Hama ha sido el teatro de inmensas manifestaciones contra el gobierno en las últimas semanas. Esta ciudad era ya un símbolo de la lucha contra el régimen desde la represión en 1982 de una revuelta de los Hermanos Musulmanes, que causó 20.000 muertos.
La agencia oficial Sana afirmó que un grupo de “saboteadores” había destruido el palacio de Justicia de Hama el lunes por la tarde.

En el primer día del Ramadán, 24 civiles murieron el lunes, diez de ellos tras la oración de la noche, víctimas de disparos de las fuerzas de seguridad, afirmó Rahman.

Más de 150 personas fueron detenidas el lunes por la noche, añadió el activista.

Nuevo proyecto de condena
Las potencias europeas distribuyeron un nuevo proyecto de resolución sobre Siria, pero diplomáticos indios y rusos señalaron que no era muy diferente al anterior, que fue rechazado hace dos meses.

“No es nuevo”, dijo el embajador ruso, Vitaly Churkin. “El texto que estaba sobre la mesa no fue modificado, al margen de algunas actualizaciones técnicas”, afirmó por su parte el embajador indio Hardeen Singh Puri.

En referencia a la represión del fin de semana durante la cual murieron 140 personas en Hama, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, afirmó que el presidente sirio Bashar al Asad había “perdido toda humanidad”.

La violencia del fin de semana es “totalmente inaceptable” y Al Asad debe “ser consciente de que es responsable ante el derecho internacional”, agregó.

Europa impuso el martes nuevas sanciones contra cinco allegados al presidente Al Asad, agregados a la lista de las personas privadas de visado y cuyos haberes fueron congelados. El ministro de Defensa y el jefe de la seguridad militar de Hama figuran entre los sancionados.

Carros de combate bombardearon el lunes por la noche Hama.

No obstante, la agencia oficial Sana informó que “el ejército prosigue su misión en la ciudad, retirando las barricadas levantadas por grupos de saboteadores en las principales entradas a la ciudad” y dio parte de “vastos enfrentamientos” contra grupos bien organizados y fuertemente armados.