•   Salta  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Una de las pruebas que tiene la Justicia argentina para esclarecer el crimen de dos turistas francesas en la provincia de Salta (norte) son los análisis de ADN de pelos y semen de uno de los asesinos, dijeron este miércoles fuentes judiciales.

Los investigadores "cuentan con pelos del asesino y con semen de uno de los violadores, de los que pueden extraer ADN para identificarlos con un 99% de certeza. Tienen (los investigadores) además los plomos de las balas disparadas contra las víctimas", indicó la prensa local citando a fuentes judiciales sin identificar.

Mientras tanto, los cuerpos estaban siendo acondicionados para su traslado de regreso a París, informó una fuente judicial.

"Están siendo acondicionados (los cuerpos) para permitir que soporten el viaje a su país", dijo la fuente.

La repatriación de los cadáveres podría realizarse este jueves o el viernes, cuando el juez libre el oficio de autorización a la cancillería argentina.

Mientras tanto, familiares de las asesinadas Houria Moumni (24 años) y Cassandre Bouvier (29) estuvieron en el despacho del juez del caso, Martín Pérez, sin trascendidos sobre el contenido de la reunión.

La fuente indicó que los familiares "podrían aportar datos importantes" a la causa, en la que sólo se sigue la pista que ofrece un detenido bajo investigación que podría saber algo sobre el arma del homicidio, un revólver o pistola calibre 22, según los plomos encontrados en el lugar de los asesinatos.

Los parientes de las dos jóvenes no tomaron contacto con la prensa y se encuentran dedicados a los trámites de repatriación.

Otra novedad de la jornada fue que dos testigos dijeron haber visto una tienda de campaña y escuchado disparos cerca de donde aparecieron asesinadas las estudiantes.

"El testigo le dijo al juez (Martín Pérez) que vio una carpa (tienda de campaña) y escuchó disparos en el lugar donde luego aparecieron los cuerpos", dijo la fuente en un contacto telefónico con la AFP.

La declaración testimonial fue brindada la mañana del miércoles por un poblador que suele practicar senderismo en la Quebrada de San Lorenzo, lugar del crimen, una reserva natural de entorno selvático a 1.600 Km al norte de Buenos Aires.

Otro testigo coincidió en haber escuchado los disparos, dijo la fuente en otra comunicación telefónica.

"En principio, el 16" (de julio), respondió el vocero al ser consultado sobre la fecha en que fueron oídos los disparos.

Según la prensa local, las balas halladas pueden revelar con precisión de qué arma salieron. "Por si fuera poco, saben que hay cuatro turistas cordobeses (provincia de Córdoba, centro) y un guía que estuvieron en la Quebrada de San Lorenzo al mismo tiempo que las dos turistas francesas", dijo Clarín.

El juez ha intentado en vano hasta ahora ubicar a esas personas.

Por el momento, la Justicia sigue investigando al único detenido que no tendría vinculación directa con el crimen de las dos estudiantes pero puede conducir a los asesinos, al menos dos, por tener algún conocimiento del arma usada para ejecutarlas, según fuentes judiciales.

El lugareño que está en prisión desde el martes iba a ser indagado nuevamente este miércoles por el juez.

El involucramiento con el caso del detenido, un trabajador de la construcción llamado Daniel Vilte, "se va a determinar en 24 ó 48 horas", dijo el magistrado.

Bouvier se resistió y tenía en sus manos pelos del agresor, según los peritos. Del cadáver también se extrajeron muestras de semen.

El caso está tipificado como doble homicidio calificado.

El mayor misterio sigue siendo qué sucedió con las estudiantes entre el día 15 de julio, cuando aparecen registradas como visitantes de la reserva de la Quebrada, y la aparición de los cadáveres el 29 de julio.