•   Puerto Príncipe, Haití  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El paso de la tormenta tropical Emily por República Dominicana provocó este miércoles la evacuación de 1.647 personas, además de fuertes oleajes y la suspensión de actividades al aire libre en varias ciudades, informaron las autoridades.

"Hay un total de personas desplazadas de 1.647, de ellos 642 a albergues oficiales y 1.005 a casas de familiares y amigos", informó el Centro de Operaciones de Emergencias en un reporte difundido la noche de este miércoles.

La mayoría de las evacuaciones, realizadas ante la amenaza de inundaciones y deslizamientos de tierra, ocurrieron en provincias del sur del país, que es la zona más vulnerable al paso del fenómeno.

"Se mantiene el aviso de tormenta tropical Emily en todo el perímetro costero del país por oleaje peligroso en todas las costas", advirtió la Oficina Nacional de Meteorología (Onamet).

La Onamet indicó que en las próximas horas fuertes vientos "con intensidad de tormenta" afectarían a toda la región sur del país, incluida la provincia de Santo Domingo, donde se encuentra la capital, añadió la Onamet.

"Se esperan olas peligrosas", por lo que "todas las embarcaciones deben permanecer en puerto y los habitantes en zonas bajas costeras deben alejarse de la misma, ya que podrían producirse" inundaciones debido a "mareas anormales ocasionadas por la tormenta", señaló el organismo.

El martes, las autoridades dominicanas declararon la alerta roja en seis provincias, suspendieron las actividades de esparcimiento al aire libre y ordenaron evacuaciones obligatorias en una docena de poblados cerca de represas.

"Los valores esperados acumulados de lluvias asociados a Emily se mantienen entre 200 a 300 milímetros en 24 horas, pudiendo ser superiores en zonas montañosas. Estas lluvias pueden originar inundaciones repentinas o graduales", explicó la Onamet.

A las 21H00 GMT, Emily, que también era esperada en Haití, se encontraba a 95 km al sur-suroeste de la isla Beata, en el extremo meridional de la República Dominicana y avanzaba hacia el oeste a 22 km/h, con vientos máximos de 85 km/h, indicó el NHC.

A ese ritmo, la tormenta debería tocar la isla Hispaniola, que se reparten Haití y la República Dominicana, "hacia el final del día", antes de continuar su paso hacia las Bahamas y las islas Turcos y Caicos, el jueves.

El servicio de meteorología de Estados Unidos advirtió que la tormenta en Haití "podría causar rápidas lluvias y deslaves con amenaza para la vida", agravando la miseria de la empobrecida nación caribeña que todavía se está recuperando del sismo de enero de 2010.

Hasta 500 mm de lluvias podrían caer en áreas aisladas de Haití, con acumulaciones de unos 150 a 300 mm, advirtió el Centro Nacional de Huracanes (NHC), con sede en Miami.

Las autoridades haitianas emitieron un alerta roja y llamaron a evacuar los campos de refugiados en peligro, muchos de ellos instalados en laderas desprovistas de árboles desde hace mucho tiempo, tras ser talados para utilizar su madera como combustible o material de construcción.

El jefe del servicio meteorológico de Haití, Ronald Semelfort, dijo que las fuertes lluvias podrían comenzar a azotar al país a última hora del miércoles, advirtiendo que eso sería "un gran peligro para el país todavía frágil por el terremoto de enero de 2010".

Fue prohibida la navegación en la costa sur, y Semelfort dijo que "todas las regiones de Haití serán afectadas por la tormenta tropical Emily".

Haití también lucha contra una epidemia de cólera, que ha causado 5.506 muertes y 363.117 casos de personas afectadas. Un equipo de médicos cubanos en el país estaba en guardia el miércoles para prevenir nuevos brotes de esta enfermedad que se transmite por el agua.