•   México  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Instituto Nacional de Migración (INM) mexicano anunció que ofrecerá a partir de hoy un visado temporal a los cientos de familiares de migrantes centroamericanos que integran la caravana "Paso a Paso hacia la Paz", los cuales buscan a sus seres queridos desaparecidos en México.

La caravana, que partió hacia Ciudad de México en dos frentes -uno que salió el pasado 24 de julio de la capital de Guatemala, y el otro que comenzó su recorrido el martes 26 desde Tenosique, en el estado mexicano de Tabasco-, tiene como objetivo además denunciar las agresiones que sufren los migrantes en su tránsito por México.

El INM explicó en un comunicado que entregará los visados temporales "a quienes así lo soliciten y que cuenten con algún documento de identidad que acredite su nacionalidad".

La visa permitirá a los integrantes de la caravana "buscar a sus familiares desaparecidos", agregó la dependencia.

El organismo destacó que el contingente procedente de Guatemala, Honduras, Nicaragua y El Salvador "contó con el acompañamiento y auxilio de oficiales del Grupo Beta de Protección a Migrantes del INM, quienes les proporcionaron agua y asistencia médica".

Un grupo de representantes de los migrantes se reunió el lunes en el Senado mexicano con legisladores, autoridades y organizaciones civiles.

En ese encuentro, los funcionarios del INM pidieron la colaboración de los migrantes y sus familias "para denunciar a los malos servidores públicos con el fin de sancionarlos y de evitar que ocurran nuevamente abusos de autoridad", indica la nota.

El martes concluyó una visita a México de una semana del relator de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) sobre los Derechos de los Trabajadores Migratorios y sus Familiares, el chileno Felipe González.

González pidió al término de su visita a las autoridades mexicanas que otorguen "permisos temporales" para inmigrantes en tránsito como alternativa para reducir las agresiones contra centroamericanos que buscan llegar a EE.UU.

El INM subrayó que la nueva Ley de Migración vigente en México "ha descriminalizado la migración irregular" y reconoce "que los migrantes tienen derecho al acceso a la justicia, a la salud y a la educación".

Cada año miles de indocumentados, en su mayoría centroamericanos, cruzan México en busca de una vida mejor en Estados Unidos y se exponen a toda clase de peligros.

En los últimos años, el riesgo al que se exponían en su periplo debido a la acción de los carteles de la droga y a la corrupción de las autoridades aumentó de forma considerable debido a la mayor presencia del crimen organizado en la ruta, especialmente en los estados del noreste de México.

Según la CIDH, 18.000 inmigrantes fueron secuestrados en 2009, la mayoría en secuestros masivos.