•   Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Organizaciones indígenas y de derechos humanos no gubernamentales apaludieron este miércoles la primera condena impuesta por la justicia guatemalteca a militares que perpetraron matanzas durante la cruenta guerra civil (1960-1996).

Un tribunal de Guatemala condenó el martes a cuatro militares, actualmente retirados, por la masacre de 201 campesinos en la aldea Las Dos Erres (norte) en diciembre de 1982, una de las más brutales matanzas perpetradas por el ejército durante la guerra.

"La masacre de Dos Erres fue un incidente especialmente brutal, pero esto (la sentencia) es sólo la punta del iceberg para esclarecer los numerosos crímenes contra la humanidad", afirmó en un comunicado Sebastián Elgueta, investigador de América Central de Amnistía Internacional.

Esta organización, con sede en Londres, estimó que la condena de los militares "envía un mensaje a Guatemala de que está cerca la justicia para cientos de miles de víctimas del conflicto armado".

Por su parte, la organización indígena Coordinación y Convergencia Nacional Maya Waqib’ Kej, también manifestó su satisfacción por la decisión judicial.

"Condenar por 6.060 años (de prisión) a tres de los procesados y 6.066 para (otro de ellos ...) pone de manifiesto que es innegable la participación del ejército en todas las masacres que documentó la Comisión de Esclarecimiento Histórico", dijo.

Esta condena "indica que la justicia es lenta pero debe cumplirse", agregó la organización, que pidió castigo para todos los militares que, bajo la protección del Estado guatemalteco, "masacraron, torturaron, violaron mujeres y desaparecieron a miles de personas inocentes" durante la guerra civil.

Esta es la primera condena contra militares por una masacre en Guatemala, donde la pena máxima efectiva establecida en la ley son 50 años de prisión, aún si la condena establecida es mayor a este período.