•   Puerto Príncipe  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El paso de la tormenta tropical "Emily" sobre Haití ocasionó hoy lluvias y fuertes vientos en varias regiones, lo que produjo daños y obligó a realizar evacuaciones en numerosos lugares.

Mientras la alerta roja se mantiene en todo el territorio, las operaciones de evacuación empezaron en Tabarre (periferia norte de Puerto Príncipe), en Paillant, Miragoane, Jérémie (suroeste) y en el departamento Artibonite (norte).

En este departamento, el Ministerio de Obras Públicas anunció la ubicación de unidades de emergencia para facilitar el tránsito de agua de los ríos en crecida.

Debido a los eventuales riesgos, el Gobierno decidió declarar no laborable la jornada de hoy y se aconsejó a la población quedarse en casa y no desplazarse de una región a otra.

La Dirección de Protección Civil (DPC) y el Centro Nacional de Meteorología (CNM) junto con la Agencia Nacional de Aviación Civil (OFNAC), prohibió "hasta nueva orden todos los vuelos internos en todo el país".

La misma medida fue tomada en relación con la navegación marítima en todas las costas, en conjunto con el Servicio Maritimo Nacional (SEMANAH).

La situación es especialmente delicada en Puerto Príncipe y en sus alrededores, donde unas 700.000 personas viven en campamentos, bajo carpas y tiendas de campaña desde que perdieron sus casas en el terremoto de enero de 2010.

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU anunció que está en disposición de prestar asistencia "inmediata" a Haití y que dispone de suministros para las zonas más vulnerables del país.

Además, ha desplegado camiones, combustible y unidades de almacenamiento temporales en zonas apartadas en caso de una eventualidad.

El PMA afirmó que está en condiciones de brindar asistencia alimentaria de emergencia a unas 500.000 personas en Haití por un mes.