•   ROMA / EFE  |
  •  |
  •  |

Una embarcación con más de 300 inmigrantes libios, que se encontraba a la deriva desde que fue remolcada ayer jueves por patrulleras de la guardia costera hasta la isla italiana de Lampedusa, dijeron a EFE fuentes de ese cuerpo.

Los indocumentados estaban deshidratados y tres de ellos, incluida una mujer embarazada, tuvieron que ser trasladados en helicóptero desde la nave, de 20 metros de eslora, a tierra firme, agregaron.
Según testimonios de los primeros “sin papeles” que llegaron a la isla y que recogen los medios italianos, decenas de inmigrantes fueron arrojados al mar tras morir de sed y hambre.

Explicaron que salieron el pasado viernes de Libia, que el barco quedó a la deriva por una avería en el motor y que, tras producirse las primeras muertes en la embarcación, los cadáveres fueron lanzados al mar.

La nave fue avistada por la guardia costera italiana a 90 millas de Lampedusa y socorrida inicialmente con un helicóptero surtido de productos de primera necesidad, al que algunos inmigrantes intentaron subirse, dijo a EFE el comandante de la Capitanía del Puerto de Lampedusa, Antonio Morana.

Cuando los guardacostas alcanzaron la embarcación para su remolque encontraron a un hombre muerto entre los pasajeros, confirmó Morana.

No han visto cadáveres
El comandante aseguró, sin embargo, que no se han avistado cadáveres en la zona donde el barco fue remolcado y afirmó que “no es posible confirmar” el testimonio de los inmigrantes.

El primero de agosto los guardacostas italianos encontraron 25 muertos en un barco en el que iban otras 271 personas indocumentadas y que fue rescatado frente a las costas de Lampedusa.

Los inmigrantes llegados a Lampedusa  serán distribuidos en centros de acogida por todo el país en las próximas horas.
La guardia costera informó a EFE de que otros 76 inmigrantes, de origen paquistaní y norteafricano y entre los que figuraban cuatro mujeres y cuatro niños, alcanzaron la costa siciliana de Pantelleria.