•   Mogadiscio  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Cinco personas, víctimas de la sequía y la hambruna que azotan a Somalia, perdieron la vida el viernes a consecuencia de un robo de alimentos de un convoy del Programa Mundial de Alimentos (PMA), en un campo de desplazados de Mogadiscio.

"Cinco personas murieron cuando los milicianos abrieron fuego para robar ayuda alimentaria", dijo Abdikadir Mohamed, un chófer de los convoyes de asistencia.

"Todo el mundo se puso a correr para refugiarse cuando el escolta de seguridad del convoy intercambió tiros con los asaltantes", describió.

El ataque se produjo en un campo del barrio de Badbado, en el sur de Mogadiscio, que alberga a varios miles de personas desplazadas por la sequía y el hambre. La zona está bajo control del gobierno de transición somalí.

Los asaltantes, cuya identidad se ignoraba e iban uniformados, atacaron el campo cuando los siniestrados esperaban la distribución de alimentos por el PMA de Naciones Unidas.

"Vi los cadáveres de cuatro personas, pero el balance podría ser mayor", indicó a la AFP Mohamed Abdulahi, otro testigo.

"Hay que deplorar víctimas y nos esforzamos por clarificar las circunstancias" del tiroteo, declaró a la AFP una portavoz del PAM en Nairobi, Susannah Nicol.

Ali Isa, empleado de una ONG somalí que trabaja con el PMA, confirmó el robo de la ayuda, estimado en 300 toneladas de las reservas que había en el momento del ataque.

"Robaron toda la ayuda alimentaria y hubo víctimas. Se trataba de un convoy de 10 camiones cargados con 300 toneladas de ayuda que el PMA pensaba distribuir en el campo", afirmó.

Un responsable del gobierno de transición somalí, Muhidin Hasan Afrá, confirmó a la AFP el tiroteo: "Hubo un incidente en el campo de Badbado. Han robado ayuda alimentaria hoy (viernes), pero no puedo dar detalles adicionales".

Según varios testigos, los desconocidos armados lograron huir tras robar una parte de las reservas de alimentos.

Unos 100.000 somalíes se refugiaron en Mogadiscio en los últimos meses, a pesar de los combates casi diarios en la capital, huyendo de la sequía. La ONU ha declarado en estado de hambruna tres regiones del sur de Somalia, así como las poblaciones de desplazados del corredor de Afgoye (a 20 km de Mogadiscio) y la propia capital.

Se calcula que unos 12 millones de personas están afectados por este periodo de gran sequía en el Cuerno de África.

Sólo en Somalia, "hay 3,7 millones de personas en situación de crisis, y 3,2 millones -de ellos 2,8 millones en el sur del país- necesitan ayuda inmediata de la que depende su supervivencia", aseguró el viernes la Agencia de la ONU para la Agricultura y la Alimentación (FAO) que reclamó una intervención "de gran envergadura".

Turquía hizo el viernes un llamamiento a la Organización de la Cooperación Islámica (OCI) para que convoque una reunión de urgencia sobre esta crisis humanitaria.

El tiroteo en el campo de Badbado pone de relieve las condiciones extremas en las que las organizaciones humanitarias realizan su labor.

Las fuerzas gubernamentales y las tropas de la Unión Africana se enfrentan casi a diario a los insurgentes islamistas radicales shebab. Estos combates hacen muy peligrosos los desplazamientos de los trabajadores humanitarios, a pesar de que se mueven con escoltas.