•   Buenos Aires  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La productora estadounidense de la exitosa saga Crepúsculo demandó en la justicia de ese país a una joven argentina a la que acusa de 'hackear' y publicar imágenes de su tercera película sin estrenar, pero la mujer negó este viernes su responsabilidad.

La productora Summit Entertainment demandó en Estados Unidos a Daiana Santia por supuesto robo y publicación en internet de las imágenes de "Amanecer", la cuarta película de la saga.

"No capturé, guardé, ni difundí material del filme", declaró Daiana Santia, de 24 años, una estudiante de Ciencias Económicas que vive en la ciudad de Posadas (1.100 km al nordeste de la capital).

"No soy una 'hacker'. No poseo conocimientos avanzados de informática. Me gusta internet y fui navegando como una usuaria común y corriente y terminé viendo imágenes supuestamente robadas en la red, ni siquiera las compartí ni las difundí", aseguró Santia a la prensa.

Pablo Luján, abogado de la joven, dijo que en caso de que avance la demanda pedirá que se tramite en Argentina, donde "se cometió el delito, si es que lo hubo", al desconocer la acción judicial en Estados Unidos.

La empresa señaló a Santia como la responsable principal de supuesta piratería de la obra y a su padre, Héctor Santia, por estar a su nombre la cuenta de Internet de la que salió la información.

En un comunicado difundido en Buenos Aires, la productora de la saga Crepúsculo ("Twilight"), basada en las novelas de la escritora Stephenie Meyer, ratificó la acusación pero negó una persecución contra la joven.

"Esto no se trata de codicia o del estudio buscando patotear a una joven de una pequeña ciudad de Argentina. Es en realidad sobre material robado que es privado y de carácter sensible, que fue obtenido ilegalmente, accediendo a servers privados y seguros, así como a cuentas de email personales", indicó.

Según la productora, "las acciones de Santia fueron descubiertas luego de que estos materiales aparecieran en internet hacia fines de marzo de 2011".

La empresa aseguró en un comunicado que estuvo en contacto con la acusada "sin resolución o esfuerzos de buena fe de su parte, por lo que la única alternativa disponible fue seguir acciones legales".