•   Washington  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La Casa Blanca reaccionó este sábado a la histórica degradación de su nota de deuda, llamando a los rivales políticos en el Congreso a unirse para mejorar la economía estadounidense y asegurar el futuro fiscal del país.

"Debemos mejorar, para dejar clara la voluntad de nuestra nación, la capacidad y el compromiso para trabajar juntos y enfrentar los grandes desafíos fiscales y económicos", dijo el portavoz presidencial Jay Carney en un comunicado.

La agencia Standard & Poor's la bajó de "AAA" a "AA+", argumentando la creciente deuda, el pesado déficit presupuestario y carencias en la planificación de políticas.

S&P añadió "perspectiva negativa" a la nueva calificación y advirtió que apunta a la posibilidad de bajar la calificación a "AA" en dos años si el gobierno no reduce el gasto como ha prometido, o si suben las tasas de interés o surgen nuevas presiones fiscales empeorando el panorama financiero del país.

"El presidente cree que es importante que nuestros líderes electos coordinen para fortalecer nuestra economía y pongan nuestra nación sobre bases fiscales más sólidas", agregó Carney.

"El compromiso bipartidista para la reducción del déficit fue un importante paso en la dirección correcta, pero el camino para llegar a él llevó demasiado tiempo y en algunos momentos fue muy conflictivo", agregó.

El presidente Barack Obama y los republicanos acordaron incrementar el límite de la deuda a cambio de recortes presupuestarios de 2,1 billones de dólares, pero los críticos argumentan que la medida es insuficiente para enfrentar el enorme déficit fiscal que condiciona la reactivación económica del país.

"En las próximas semanas, el presidente exhortará firmemente al comité fiscal bipartidista, así como a todos los miembros del Congreso a poner su compromiso común para lograr una fuerte recuperación y una correcta estrategia fiscal a largo plazo, por encima de diferencias políticas e ideológicas", agregó Carney.