•   Washington  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Estados Unidos permanecerá en Afganistán hasta completar su misión, afirmaron altos funcionarios de gobierno este sábado luego que 31 soldados estadounidenses murieran en ese país al ser derribado por talibanes el helicóptero que los transportaba.

"Nos quedaremos para completar la misión por la cual ellos dieron sus vidas, como lo hicieron todos aquellos que murieron en Afganistán", dijo el secretario de Defensa, Leon Panetta, en un comunicado.

El presidente Barack Obama sostuvo a su vez el sábado en un saludo enviado a los familiares de las víctimas que estas muertes constituían "un recordatorio de los sacrificios extraordinarios realizados por los hombres y las mujeres" de las Fuerzas Armadas estadounidenses y sus familiares, "incluyendo a todos aquellos que han servido antes en Afganistán".

En la noche del viernes al sábado, 31 soldados estadounidenses y siete afganos perecieron al ser derribado el helicóptero en el que se trasladaban para efectuar una operación contra los insurgentes talibanes hacia el sudoeste de Kabul.

Se trata del hecho más mortífero para las tropas de la Alianza Atlántica en cerca de diez años de conflicto.

Según la cadena de televisión ABC News, 25 de los militares estadounidenses pertenecían al cuerpo de élite Navy Seals de la Marina, que el 2 de mayo estuvo a cargo de la operación que culminó con la eliminación del líder de Al Qaida Osama bin Laden, en Pakistán.

Por su parte, la cadena CNN afirmó que 22 de las víctimas eran Seals, mientras que el diario The Washington Post dijo que eran 20.

Fuentes del gobierno dijeron por su lado a la AFP que las víctimas prevenían del Ejército, la Marina y la Fuerza Aérea, pero no especificaron si entre ellas había integrantes de los Navy Seals.

"Su coraje fue ejemplar, así como su determinación para construir un mundo más seguro para sus países y los ciudadanos que los habitan", señaló Panetta en un comunicado.

"Nos inspiraremos de sus vidas y continuaremos su trabajo para hacer de nuestro país un país más seguro y defenderemos los valores los valores que ellos defendieron", dijo a su vez el presidente Obama en un comunicado de la Casa Blanca.

"También nos afligimos por los afganos que murieron junto a nuestras tropas en la búsqueda de un futuro más pacífico y esperanzador para su país", agregó.

En la tarde de este sábado el gobierno estadounidense confirmó el balance de 31 estadounidenses y siete afganos muertos anunciado previamente por el presidente de Afganistán Hamid Karzaï.

El helicóptero pesado Chinook que los transportaba se estrelló en la provincia de Wardak (centro), en el transcurso de una operación contra los insurgentes talibanes, según señalaron las autoridades provinciales.

El aparato fue golpeado por un misil cuando despegaba y fue destruido de inmediato, señaló el portavoz del gobierno provincial Shahidullah Shahid.

También el general Abdul Razeq, jefe del comando regional del Ejército afgano, confirmó, en declaraciones a la AFP, que el ataque había sido realizado por los talibanes. Los propios insurgentes reivindicaron el hecho.

El Pentágono señaló por su parte que una investigación está en marcha para determinar las causas del hecho.