•   CARACAS /AFP  |
  •  |
  •  |

El presidente venezolano, Hugo Chávez, viajó nuevamente a Cuba por tiempo indefinido para iniciar un segundo ciclo de quimioterapia contra el cáncer que le diagnosticaron a fines de junio, cuando fue operado de un tumor en la zona pélvica.

Chávez anunció la noche del viernes que ayer sábado viajaría a La Habana para continuar con su tratamiento, para lo cual solicitó al Parlamento que autorizara su salida del país por más de cinco días, tal como establece la Legislación venezolana.

“Ratificamos por razones de legalidad, legitimidad y humanidad aprobar en todas sus partes la solicitud del Presidente. Aprobado, en santa paz terminó todo”, declaró el presidente del Legislativo, Fernando Soto Rojas.

El Parlamento, de mayoría oficialista, aprobó por unanimidad la salida de Chávez en una breve sesión de no más de quince minutos que contrastó con el extenso debate que se desarrolló en julio, cuando el Presidente pidió autorización para viajar a Cuba a la primera fase de quimioterapia.

En ese momento, diputados opositores exigían que el mandatario delegara funciones en el vicepresidente Elías Jaua.

Este sábado no hubo debate, aunque la diputada opositora Rosaura Sanz planteó la inquietud de este bloque sobre el alcance de la enfermedad del presidente.

La oposición quiere “saber hasta dónde ha llegado la enfermedad”, dijo Sanz.

“Necesitamos un hombre sano, un hombre que esté consciente de lo que vamos a hacer porque en 2012 vamos por esa candidatura y vamos a vencer”, añadió en relación a las presidenciales del próximo año en las que Chávez aspira a ser reelecto para un tercer mandato de seis años.

La Constitución venezolana establece que el Legislativo debe autorizar cualquier ausencia del presidente superior a cinco días, así como declarar la falta temporal del jefe de Estado cuando esta es menor a 90 días. En ese caso, el Vicepresidente asumirá sus poderes durante ese lapso.

Si la ausencia se prolonga por más de 90 días, el Parlamento puede prorrogarla por igual período o decretar la ausencia total del mandatario.

El Presidente venezolano, de 57 años, y en el poder desde 1999, fue operado de un tumor cancerígeno el 20 de junio en Cuba y regresó a Venezuela recién el 4 de julio, un mes después de iniciar una gira regional que finalmente derivó en una ausencia por razones médicas.

Ni siquiera durante ese mes de ausencia el Presidente delegó sus funciones en el vicepresidente Elías Jaua, un cercano colaborador que pese a multiplicar sus apariciones y actividades públicas no asumió de forma provisional.

Líder carismático, Chávez ha seguido al frente del gobierno a pesar de la enfermedad firmando decretos, encabezando reuniones de gabinete o ceremonias militares, aunque restringió su figuración pública, la extensión de sus discursos y el contacto con la gente.

Pero más allá de sus nuevos hábitos, el cáncer también alteró los símbolos de este gobierno, que tiene una fuerte conexión popular.

Chávez, que dice estar “comenzando una nueva vida”, propuso modificar su lema de “patria socialista o muerte” por un mensaje más optimista. También cuestionó el excesivo uso de la palabra “socialista” o del color rojo que identifica a sus seguidores.

“Propongo otros lemas porque aquí no hay muerte, aquí hay vida”, aseguró Chávez, quien se muestra totalmente confiado en su recuperación para enfrentar la batalla por las presidenciales del próximo año, a las que ha ratificado fuertemente su candidatura.

No se conoce públicamente la magnitud de la enfermedad de Chávez. El gobierno tampoco precisó dónde se encontraba el tumor, aunque el presidente ha asegurado que ya no hay células malignas en su organismo.

“Estoy seguro que voy a sobrepasar esto. Vamos a sobrepasarlo porque no es mía la batalla, es de millones”, dijo esta semana cuando apareció por primera vez con la cabeza rapada, el efecto más visible de las sesiones de quimioterapia que recibió entre el 16 y el 23 de julio en Cuba, con cuyo gobierno mantiene estrechas relaciones políticas.