•   El Cairo  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El secretario general de la Liga Árabe, Nabil el Arabi, pidió hoy a las autoridades sirias que se acabe con todos los actos de violencia y con las ofensivas militares para así evitar el derramamiento de sangre de civiles.

En un comunicado, Al Arabi condenó hoy por primera vez la represión de las fuerzas de seguridad sirias de las protestas contra el régimen de Bachar al Asad, que se ha recrudecido desde el inicio del mes de ramadán y hoy ha causado varias decenas de muertos.

El dirigente de la organización panárabe, con sede en El Cairo, expresó su profunda preocupación por "el deterioro de la situación en Siria debido al aumento de la violencia y de las operaciones militares en distintos puntos del país".

Asimismo, pidió al Gobierno sirio que acelere los pasos necesarios para acabar con la violencia con el fin de proteger la unidad nacional.

En este sentido, Al Arabi exigió también al régimen sirio y a las fuerzas nacionales sirias que adopten las medidas necesarias para preparar un ambiente que propicie un diálogo nacional global.

"El diálogo nacional es la única solución que puede conseguir un traspaso pacífico a una etapa de estabilidad que permita llevar a cabo el programa de reformas políticas", aseguró Al Arabi.

En su opinión, todavía hay una oportunidad para conseguir las reformas anunciadas por Al Asad en respuesta a las peticiones del pueblo sirio de libertad, cambio y reformas políticas.

Al Arabi pidió al Gobierno sirio que forme un equipo judicial objetivo para que investigue la violencia y las violaciones de los derechos humanos.

Además, advirtió del peligro de que estalle el conflicto sectario y el caos en Siria, lo que tendría consecuencias negativas para el pueblo sirio y para toda la región.

En la nota, Al Arabi expresó la disposición de la Liga Árabe a ayudar para buscar una salida a la crisis y reiteró su rechazo a la injerencia extranjera en los asuntos internos de los países árabes.