•   Lima, Perú  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El holandés Joran Van der Sloot, asesino confeso de una joven peruana en mayo de 2010, dijo que espera un juicio justo en Perú sin influencias políticas y que siempre ha cooperado con la investigación policial, en una carta difundida este domingo por un programa de la televisión peruana.

"Si no influyen terceros o motivos políticos recibiré un juicio justo", dijo Van der Sloot, acusado de asesinar a la joven peruana Stephany Flores el 30 de mayo del 2010 en un hotel de Lima, después de conocerse en un casino.

"Siempre he cooperado al 100% con la investigación policial. Incluso, en momentos en los que no hubiera podido ayudar debido a mi falta de conocimiento del idioma español", dijo a través de una carta leída en el Programa El Dominical de Panamericana Televisión.

Van der Sloot sostuvo que analiza con su abogado "hacer uso del tratado de extradición entre Holanda y el Perú. Primero quiero saber más al respecto, ver cómo funciona e incluso si es posible", señaló.

El juicio de Van der Sloot comenzará en las próximas semanas, ya que la etapa instructiva culminó a fines de junio y ahora el tribunal penal deberá fijar fecha del proceso.

José Camarena, abogado de la víctima, informó en junio a la AFP que existen evidencias presentadas por la policía y por la defensa para que el proceso sea rápido y "se le sentencie por el asesinato de Stephany Flores".

El homicidio calificado en Perú es castigado con una pena que va de los 25 años de cárcel hasta la cadena perpetua.

Camarena señaló que pese a que no ha habido reconstrucción del crimen porque Van der Sloot se negó a asistir al lugar de los hechos, "hay muchas evidencias que prueban su delito".

Explicó que entre las evidencias presentadas están los videos que registran tanto a Van der Sloot y Stephany Flores salir del casino, entrar al cuarto del hotel y luego a él salir solo.

"Están registradas la hora, el día y los minutos", precisó.

Joran Van der Sloot mató a Stephany Flores el 30 de mayo del año pasado en un hotel de Lima, después de que ambos se conocieran en un casino. Tras huir a Chile, fue detenido y expulsado al Perú, donde confesó el crimen a las autoridades.

El holandés también es el principal sospechoso de la desaparición en Aruba en mayo de 2005 de la estadounidense Natalee Holloway, nacida en el Estado norteamericano de Alabama y que entonces tenía 18 años.