• París |
  • |
  • |
  • AFP

La directora general de la Unesco, Irina Bokova, deploró el bombardeo por la Otan el pasado 30 de julio en Trípoli de una estación de televisión y la muerte de tres empleados, estimando que los medios no deben ser tomados como blancos.

"Lamento el bombardeo de la Otan contra (la cadena libia) Al Jamahiriya y sus instalaciones. Los medios no deben ser jamás tomados como blancos por acciones militares", declaró Irina Bokova en un comunicado.

Tres empleados de la cadena, que emite en inglés, perecieron en ese bombardeo, y 21 personas quedaron heridas, según el comunicado.

"La resolución 1738 del Consejo de Seguridad de la ONU condena los actos de violencia contra los periodistas y los empleados de los medios durante situaciones de conflicto", recordó.

"El ataque de la Otan contraviene igualmente los principios de las Convenciones de Ginebra que precisan el estatuto civil de los periodistas en tiempos de guerra, aun cuando estén comprometidos en actividades de propaganda", recalcó Bokova.

La Otan había explicado que había lanzado una serie de ataques de precisión contra tres emisoras de la televisión libia con el fin de "reducir al coronel Gadafi al silencio" e impedir "intimidar e incitar a llevar a cabo actos de violencia contra su población".