•   El Cairo  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El régimen del presidente sirio, Bachar al Asad, dirigió ayer su brutal ofensiva contra la ciudad costera de Latakia y continuó con la represión de los opositores en la provincia de Homs, ajeno al  incesante goteo de víctimas.

Los disparos de las fuerzas de seguridad causaron la muerte de al menos dos personas en la provincia de Homs (centro), de un joven de 17 años en el barrio Al Raml de Latakia (noroeste) y de un hombre en Hama (centro), según el portavoz de los Comités de Coordinación Local, Omar Edelbe.

Edelbe explicó a Efe que otra persona falleció en la localidad de Daraya, en la provincia de Rif Damasco, debido a las heridas de bala sufridas la víspera, cuando se celebraron multitudinarias protestas en todo el país.

Asimismo, las autoridades entregaron los cadáveres de cuatro personas en Al Hula, que supuestamente fallecieron hoy a causa de heridas antiguas. Dos de ellas estaban presas y las otras hospitalizadas.

La ofensiva contra el barrio Al Raml de Latakia, escenario de grandes protestas contra el régimen de Al Asad, comenzó a primera hora de la mañana con el despliegue de una veintena de tanques y vehículos blindados.

Disparan indiscriminadamente

Las fuerzas de seguridad, según Edelbe, dispararon “indiscriminadamente”, efectuaron una amplia campaña de detenciones y destruyeron numerosas tiendas.
Mientras los Comités identificaron a un muerto en este barrio, donde las comunicaciones telefónicas y de internet han sido cortadas, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos elevó la cifra de víctimas a dos y de heridos a 15.

En un comunicado, el presidente de esta organización, Rami Abdul Rahman, denunció que el temor a que las tropas irrumpieran de modo violento en la ciudad forzó un gran desplazamiento de la población, en su mayoría de mujeres y niños.
También en algunos barrios vecinos, como Saliba, donde se celebraron marchas de apoyo a los habitantes de Al Raml, se escucharon intensos disparos y ruidos de explosiones, y más de 70 personas fueron detenidas.

El otro foco de tensión estuvo ayer de nuevo en los alrededores de la localidad de Ksir, en la provincia de Homs, objeto de una fuerte represión recientemente que se saldó con más de una decena de víctimas.

Matones del régimen irrumpen en aldeas

Una fuerza de diez camiones militares, siete todoterrenos con agentes de los servicios secretos y quince autobuses con “shabiha” (matones del régimen) irrumpieron en aldeas dependientes de Ksir y causaron un muerto.

Además, Rahman informó de que en esta localidad, las fuerzas de seguridad lanzaron una vasta campaña de arrestos arbitrarios que incluyó a mujeres y niños.

Esta operación resultó con la detención de al menos trece activistas opositores, según los Comités, que también indicaron que las comunicaciones se mantienen cortadas.

También en la provincia de Homs, falleció un prominente doctor de la secta alauí, a la que pertenece Al Asad, al disparar las fuerzas de seguridad contra el vehículo en el que se desplazaba, con el objetivo, según los opositores, de encender la tensión sectaria.

En cuanto a las detenciones, Edelbe denunció una vasta campaña de arrestos de opositores en las localidades de Duma (Rif Damasco), Manbesh (Alepo) y Sermin (Idleb), entre otras. “En las últimas 48 horas hemos identificado a más de 600 detenidos, pero hay más”, se lamentó el activista.

Junto a las detenciones, la represión del Ejército en Duma y Sermin ha causado numerosos heridos, según los Comités.