•   Brasilia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Unas 50 mil mujeres del campo desfilaron el miércoles por las principales avenidas de Brasilia, en la mayor manifestación feminista de América Latina, y reclamaron a la presidenta Dilma Rousseff políticas que terminen con la desigualdad social y mejoren la condición rural.

"Brasil es un país absolutamente desigual socialmente, y cuando se trata de mujeres esa desigualdad es todavía más profunda", expresó Carmen Foro, coordinadora de esta manifestación anual conocida como "Marcha de las Margaritas".

Un mar de mujeres enfundadas en campestres sombreros de paja, y camisetas y banderas de color lila, recorrió la kilométrica principal avenida de la capital.

"Hemos venido a entregarle a la presidenta Dilma las reivindicaciones de las mujeres del campo; luchamos por el agua, por la producción de alimentos saludables, por la seguridad alimenticia y nutricional, por una educación no sexista, por el acceso a la salud y derechos reproductivos, y contra la violencia contra la mujer", proclamaba una líder sindical a través de los altavoces.

Por primera vez una presidenta mujer cerró la marcha de las mujeres.

"Me considero una presidenta Margarita como ustedes", dijo Rousseff en referencia al nombre que lleva la marcha, y que es un homenaje a Margarida Alves, una líder sindical rural brutalmente asesinada en 1983 por defender mejoras en el campo.

Rousseff anunció algunas medidas y refirió los programas de su gobierno para mejorar la condición de vida en el campo y especialmente de las mujeres, que incluyen desde créditos de apoyo a las mujeres a la mejora de la distribución y las compras públicas de alimentos.

"Vamos a construir un mapa de la salud y reducir la mortalidad materna del campo y la selva", prometió la presidenta.

"Esperamos mucho de la presidenta, porque, como mujer, siente nuestro dolor. Aunque no sea de nuestra clase social, fue presa política y discriminada", explicó a la AFP Ivanize Magalhaes, una agricultora de 71 años llegada del estado de Ceará (noreste), desde donde viajó tres días en autobús.