•   Washington  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El gobierno estadounidense anunció el jueves que prohibió la importación de petróleo y sus derivados procedentes de Siria y que estaba congelando los activos que el gobierno sirio pudiera tener en los territorios de su jurisdicción.

Las nuevas sanciones económicas contra el régimen de Damasco fueron anunciadas por el Departamento del Tesoro y simultáneamente por el presidente Barack Obama, quien además pidió a su homólogo sirio que "se retire" del poder y respete la voluntad de cambio de su pueblo.

"En respuesta a la escalada ininterrumpida de la violencia contra el pueblo sirio" las nuevas sanciones están destinadas a "asegurar que ninguno de los activos del gobierno sirio bajo la jurisdicción de Estados Unidos pueda ser utilizado para prolongar la campaña de violencia y la represión liderada por el régimen contra los ciudadanos de Siria", dijo el Tesoro en un comunicado.

El secretario del Tesoro, Timothy Geithner, estima que las sanciones de su país contra el sector del petróleo de Siria, "fuente de ingresos esencial para el gobierno de Siria", "interrumpirán la capacidad del régimen" para financiar la represión.

El decreto presidencial, que constituye el refuerzo del arsenal de sanciones contra Damasco, también autoriza al Tesoro a tomar medidas de represalia contra cualquier persona o entidad, estadounidense o no, "que proporcione apoyo al gobierno de siria", dijo el comunicado del Departamento.