•   Nicosia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Por lo menos 14 personas murieron el viernes cuando las fuerzas sirias abrieron fuego para dispersar manifestaciones contra el régimen de Bashar al Asad luego de las plegarias semanales, indicaron activistas.

Diez personas, incluyendo a dos niños de 11 y 16 años, perdieron la vida en la dispersión a balazos de los manifestantes en la provincia de Daraa (sur), otras tres murieron en Homs (centro) y una en un suburbio de Damasco, precisó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, con sede en Londres.

Pese a la presencia masiva y a un rastreo de las fuerzas de seguridad, hubo manifestaciones, según la OSDH, en Homs, una de las cuales reunió según los militantes a 20.000 personas, y de menor envergadura en Deir Ezzor (este), en Latakia y Banias (noroeste) en la costa mediterránea, en dos barrios de Damasco y varias localidades de sus suburbios y en los alrededores de Hama.

En la región de mayoría kurda de noreste de Siria, cerca de diez mil personas desfilaron en Qamichli y Amuda, según un militante en el lugar.

Es imposible tener confirmación de fuente independiente pues la prensa no está autorizada a ir a esos lugares.