•   Santiago de Chile  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Los líderes del movimiento estudiantil en Chile realizaron un balance positivo de las manifestaciones que se celebraron hoy en distintas ciudades del país para exigir mejoras en la educación pública y reiteraron su rechazo a la propuesta que realizó este miércoles el Gobierno.

El último recuento elaborado por los organizadores elevó a 200 mil la cifra de manifestantes que se congregaron en todo el país, la mitad de los cuales marcharon por las calles de la capital.

El Gobierno chileno, en tanto, estimó que fueron unos 50 mil los manifestantes en Santiago.

A diferencia de lo ocurrido en otras manifestaciones estudiantiles recientes, las de hoy transcurrieron sin incidentes importantes provocados por el enfrentamiento entre grupos de encapuchados y la policía.

Camila Vallejo, presidenta de los estudiantes de la Universidad de Chile, consideró que la masiva participación en la jornada de hoy demuestra que el movimiento estudiantil, que reclama una educación pública gratuita y de calidad, está más vivo que nunca.

La dirigente reiteró su rechazo a las propuestas presentadas ayer por el ministro de Educación, Felipe Bulnes, porque, a su juicio, no permiten avanzar hacia "un cambio estructural", sino que reafirman "el modelo de mercado basado en la finalidad del lucro en el sistema educacional".

Bulnes propuso un sistema más amplio de becas y créditos que beneficie a los sectores más pobres, y la vuelta paulatina del control de la enseñanza básica y secundaria desde los municipios al Estado.

Por su parte, el presidente del Colegio de Profesores, Jaime Gajardo, dijo que el balance de la jornada es "tremendamente positivo" y que "el movimiento no está en desgaste por ninguna parte ni se ve alguna fisura".

Gajardo también rechazó el planteamiento del Gobierno y consideró que existen dos alternativas: reforzar la propuesta realizada ayer por el Ejecutivo o establecer una mesa de diálogo con el ministro de Educación y el Gobierno para tratar temas de fondo.

El ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, se mostró satisfecho por la tranquilidad con que transcurrieron las marchas y lo atribuyó al diálogo entablado con los estudiantes.

"El ejemplo que hemos tenido hoy día (...) da cuenta que cuando se quiere, se puede, cuando el Gobierno y los manifestantes dialogan, se piden los permisos que establece la ley y se hace con coordinación y colaboración, logramos lo que la gente está pidiendo, que cuidemos nuestro país", dijo Hinzpeter.

En tanto, la oficina de la Unicef en Chile expresó hoy su preocupación por el estado de salud de los cerca de 40 alumnos secundarios que mantienen una huelga de hambre, algunos desde hace un mes, para reafirmar sus demandas, y por la brecha de aprendizaje que existe entre los estudiantes en el país.

El representante de Unicef para Chile, Gary Stahl, dijo en un comunicado que ha visitado algunos de los huelguistas para constatar su estado de salud.

"Nos parece que ellos se encuentran en una situación límite (...) por ello nos parece que se deben redoblar los esfuerzos para generar mecanismos que permitan conciliar el derecho que tienen los adolescentes a expresar su opinión sobre un tema que les afecta directamente, como es la educación que reciben, pero sin poner en riesgo su integridad", dijo.

El organismo de Naciones Unidas consideró que "Chile requiere de cambios urgentes que hagan posible que todos los estudiantes del país accedan a una educación de calidad".