•   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Gobernantes y delegados de los países centroamericanos y del Caribe acordaron este viernes "promover" la cooperación mutua en seguridad y en caso de desastres naturales, en una declaración rubricada al final de una reunión celebrada en San Salvador.

En la declaración de 30 puntos, ambas regiones convienen en "promover la adopción de iniciativas coordinadas entre nuestras instituciones subregionales especializadas, para combatir el crimen organizado transnacional, incluyendo pero no limitado al tráfico ilícito de drogas, tráfico ilícito de armas, trata de personas, actos terroristas y otras actividades".

En tal sentido, solicitaron a las secretarías del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) y de la Comunidad de Estados del Caribe (Caricom) "intercambiar ideas y cooperar" para combatir de manera "coordinada" el crimen organizado internacional.

A la reunión asistieron, además del mandatario anfitrión Mauricio Funes, los presidentes Porfirio Lobo (Honduras), Alvaro Colom (Guatemala) y Desire Bouterse (Surinam), y los primeros ministros Tillman Thomas (Grenada) y Denzil Douglas (San Cristóbal y Nieves). Los otros países enviaron delegados.

La declaración dice que habrá un "intercambio" de experiencias y cooperación técnica entre los cuerpos de Policía, y la adopción y defensa de posiciones comunes en foros internacionales.

Otro acuerdo es llevar "posiciones comunes" en foros y negociaciones en el contexto de la convención sobre cambio climático de la ONU bajo el principio de la "responsabilidad común pero diferenciada".

En ese sentido, recomendaron a las entidades responsables de cambio climático de ambas regiones desarrollar la "coordinación necesaria" para fijar "posiciones comunes" para una conferencia internacional que tendrá lugar en Durban, Sudáfrica, en diciembre próximo.

El SICA y Caricom también acordaron "fortalecer" la cooperación en la "gestión integral de riesgo de desastres y cambio climático" para enfrentar "el impacto" de los desastres naturales, dada la "vulnerabilidad" de ambas regiones.

Los países celebraron la iniciativa de Panamá de establecer un centro logístico regional de asistencia humanitaria, que pueda responder a emergencias en un término de 24 a 48 horas.

También decidieron "apoyar" los esfuerzos de reconstrucción que realiza el gobierno de Haití, luego del devastador terremoto de enero de 2010.