•  |
  •  |

Si se mantiene sobre el agua podría atacar Nueva York y Nueva Inglaterra
FREEPORT / AFP
El huracán Irene golpeaba fuerte las islas Bahamas ayer miércoles con vientos de 195 km/h y se mantenía en la categoría tres, mientras avanzaba hacia el sureste de Estados Unidos con pronóstico de fortalecerse más, indicó el Centro Nacional de Huracanes (NHC).

Este organismo, con sede en Miami, declaró que “el peligroso huracán Irene está golpeando fuerte el sureste de Bahamas”, en su informe de anoche.

Se espera que, alimentando su fuerza con las aguas calientes del Caribe, Irene, el primer ciclón de la temporada 2011 de ciclones en el Atlántico, se fortalezca a categoría cuatro hoy jueves, con vientos de 217 km/h a su paso por las islas Bahamas, anunciaron los meteorólogos.

Por el momento Irene es un huracán categoría tres, de los cinco niveles de la escala Saffir-Simpson, y azota las islas Bahamas con vientos máximos sostenidos de 195 km/h y ráfagas más furiosas.

El meteoro se encontraba anoche a  45 km al este-sureste de Long Island, en Bahamas, y 45 km al sureste de Nassau, dijo el NHC.

“El núcleo de Irene recorrerá el sureste y centro de Bahamas la noche del miércoles y sobre el noroeste de Bahamas el jueves”, pronosticó.

“Irene es un gran ciclón tropical, las fuerzas del huracán se extienden hasta 95 km desde el centro y la fuerza de los vientos de tormenta tropical alcanzan hasta 370 km”, precisó el informe meteorológico.

Se espera que el huracán alcance la costa este de Estados Unidos el sábado con posibilidades de que toque tierra en los estados de Carolina del Norte y del Sur.

Podría llegar a Nueva York
Pero si se mantiene sobre el agua podría avanzar hasta Long Island en Nueva York y partes de Nueva Inglaterra, al norte de la costa este del país, normalmente ajena a este tipo de fenómenos.

Bill Read, Director del NHC, dijo que el trayecto de Irene sigue siendo incierto, pero que “el mismo centro de la tormenta podría mantenerse cerca de la costa el sábado y quizás convertirse en una gran amenaza para Nueva Inglaterra y Long Island”.

“Está en aguas calientes y en un ambiente favorable, por lo tanto podría fortalecerse”, agregó.

Las autoridades empezaron a evacuar a turistas en el popular balneario Outer Banks en Carolina del Norte, y emitieron órdenes de evacuación obligatoria en las islas Ocracoke y Hatteras, muy populares entre los veraneantes del sureste del país.

Craig Fugate, directivo de la Oficina Federal para el Manejo de Emergencias, FEMA, afirmó que personal especializado estaba preparado para atender el posible impacto en los estados de Carolina del Norte y del Sur y en Nueva Inglaterra.
“Esta será una gran tormenta, solo porque impacte un área no quiere decir que no causará daños adicionales a lo largo de la costa”, advirtió.