•   México  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Unas reliquias del papa Juan Pablo II fueron trasladadas este jueves a la Basílica de la Virgen de Guadalupe, uno de los tres santuarios católicos más visitados del mundo, dando inicio a un recorrido por territorio mexicano que pretende promover el fin de la violencia en el país.

Las reliquias, que consisten en una figura de cera del pontífice, una cápsula de cristal con un poco de sangre y otros objetos, fueron transportados en una camioneta escoltada por la policía entre la sede de la Nunciatura Apostólica y la basílica.

A su llegada fueron recibidas por el arzobispo primado de México, Norberto Rivera, y un reducido grupo de fieles que asistieron a una misa en honor del papa, fallecido en 2005 y beatificado el primero de mayo pasado.

Las reliquias de Juan Pablo II, quien visitó cinco veces México durante su pontificado, estarán expuestas en la basílica hasta el domingo para después partir a la ciudad de Toluca (centro), ubicada a unos 70 km de distancia.

En su primera salida fuera de El Vaticano tras la beatificación de Juan Pablo II, las reliquias peregrinarán por más de 90 diócesis de México hasta el 15 de diciembre, en un trayecto de 22.500 km que la Iglesia local quiere que sirva para fomentar la paz en el país.

En México, el segundo país con más católicos del mundo, más de 41.000 personas han sido asesinadas en México desde el inicio de una ofensiva militar contra los cárteles de la droga hace casi cinco años.