•   CULIACÁN / AFP  |
  •  |
  •  |

El director de un diario digital mexicano, fue encontrado muerto ayer jueves, cerca del lugar donde había sido secuestrado un día antes por un comando armado en Culiacán, al noroeste del país, considerado por Naciones Unidas el más peligroso de América para la prensa.

Policías desplazados al lugar del hallazgo “confirmaron el asesinato” del periodista Humberto Millán e iniciaron las investigaciones, dijo en una conferencia de prensa Martín Robles, subprocurador de Justicia del estado de Sinaloa, cuya capital es Culiacán.

El cadáver de Millán, de 53 años y director del diario virtual “A Discusión”, fue localizado en un campo agrícola ubicado unos 3 km al norte de Culiacán.

El también conductor local de la cadena nacional Radio Fórmula había sido raptado el miércoles por un comando armado cuando circulaba por Culiacán en un automóvil con su hermano, a quien los agresores dejaron libre.

Robles detalló que Millán fue asesinado aproximadamente una hora después de haber sido secuestrado, y que el cuerpo fue encontrado tirado boca abajo con un impacto de bala en la nuca y las manos en la cara.

30 años de noble labor

La víctima llevaba más de 30 años ejerciendo un periodismo crítico con las autoridades locales, indicó de su lado, “Reporteros Sin Fronteras”, en un comunicado.

“Por primera vez tenemos la certeza de enfrentar un peligro real de muerte y, en lugar de abundar en torno al asunto, decidimos emprender la retirada”, publicó el jueves en su blog, Fuentes Fidedignas, el periodista Luis Enrique Ramírez, quien anunció que abandonará Sinaloa por falta de garantías para ejercer su profesión.

Unos 30 periodistas de Culiacán que el miércoles habían reclamado la liberación de Millán se manifestaron de nuevo este jueves frente a la Fiscalía estatal para exigir la captura de los homicidas.
Sinaloa es un estado situado sobre la costa mexicana del Pacífico, forma parte de una de las principales rutas del narcotráfico hacia Estados Unidos y es feudo de Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, considerado el capo más poderoso de México.

Los trabajadores de los medios de comunicación se han convertido en blanco de agresiones en el contexto de la lucha entre cárteles del narcotráfico que se vive en México.

Más de 41,000 personas han sido asesinadas en México desde diciembre de 2006, cuando Felipe Calderón asumió la Presidencia y lanzó una ofensiva militarizada contra el narcotráfico.

En lo que va de año han sido asesinados en México al menos siete periodistas y el presentador de un programa de televisión, según un recuento actualizado de Reporteros Sin Fronteras (RSF).

Para la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, con sede en Washington, son cinco los trabajadores de la información asesinados este año en México antes del crimen de Millán.

Esta última muerte ocurre un mes después de que Yolanda Ordaz, reportera del diario Notiver, fuera también secuestrada y asesinada en Veracruz (este). Las Naciones Unidas consideran a México como el país de América más peligroso para la prensa.