•   Hatteras, EU / AFP  |
  •  |
  •  |

Irene, el primer huracán de la temporada en el Atlántico, causó daños mayores en islas de las Bahamas, sumaba cinco muertos en Haití, República Dominicana y Puerto Rico y avanzaba hacia las costas del este de Estados Unidos atemorizando a las grandes ciudades del país.

Cuando el ciclón avanzaba ayer jueves con vientos de 185 km/h, miles de personas recibieron órdenes de evacuación obligatoria en Carolina del Norte (sureste), donde la gobernadora decretó el Estado de emergencia, al igual que lo hizo su par en Nueva York.

Las autoridades alertaron a estados como Virginia, Nueva York, Massachussets y Nueva Jersey de que se preparen para el eventual y extraño arribo del huracán.

Irene arrancó techos, derribó postes de cableados eléctricos y destruyó hasta el 90% de las casas en algunas islas del sureste de las Bahamas, castigadas desde el miércoles por la fuerte tormenta que avanza muy lentamente produciendo más daños, reportó este jueves la Agencia Nacional de Manejo de Emergencias (NEMA).

Mientras tanto, las islas por donde pasó a principios de semana empezaban a contar sus daños: al menos cinco personas muertas en Haití, dos más en República Dominicana donde se registran varios desaparecidos y 32,400 damnificados.

En Puerto Rico, donde también murió una persona, las autoridades cifraron los daños en infraestructura en más de 500 millones de dólares.

El huracán abandonó anoche Las Bahamas y se ubicó al frente, pero lejos de la costa central de Florida y a 930 km al sur de las costas de Cabo Hatteras, en Carolina del Norte, desplazándose hacia el noroeste a 22 km/h, según informe del Centro Nacional de Huracanes (NHC).

Será de categoría cuatro

Este último informe incluyó una alerta de huracán para la frontera entre los estados de Virginia y Carolina del Norte, así como Nueva Jersey.

Antes de que Irene se tope con Estados Unidos podría pasar a ser un huracán de categoría cuatro de los cinco niveles de la escala Saffir-Simpson, con vientos de hasta 217 km/h, advirtió el NHC.

La fuerza de sus vientos se extiende en un radio de unos 410 km, según los meteorólogos.
Irene deberá alcanzar mañana sábado la localidad de Cabo Hatteras, en Carolina del Norte, donde empezaron las evacuaciones obligatorias de una zona muy popular por el turismo local en el verano boreal.

Si el ciclón no toca tierra en esta zona y se mantiene sobre aguas calientes podría continuar su trayecto hacia el norte y azotar el domingo la costa este de Long Island, en Nueva York, advirtió el NHC.

La región de Nueva Inglaterra, noreste de Estados Unidos no está familiarizada con los huracanes: el último que pasó por Nueva York en 1985 era categoría uno y avanzaba rápido.

“El último huracán que golpeó directamente a Nueva York fue Gloria, en septiembre de 1985”, dijo a la AFP Dennis Feltgen, portavoz del NHC.

“Este es diferente porque va lentamente, lo que significa que el impacto puede ser en un periodo más prolongado y sobre un área más amplia”, explicó Feltgen, agregando que entre las ciudades afectadas figuran Washington, Baltimore, Boston y la ciudad de Nueva York.