•   Caracas, Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El abogado Juan Carlos Sosa, opositor al presidente venezolano, Hugo Chávez, lanzó hoy su candidatura para las elecciones presidenciales del 2012, al margen de la alianza de las fuerzas antichavistas como una "tercera opción".

Columnista del diario Americas Daily, con una línea editorial liberal-conservadora, y fundador de las revistas Petróleo e Interés, Sosa, de 42 años, confirmó en una rueda de prensa que no participará en las primarias de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

Además de Chávez y del candidato que la MUD escogerá en las primarias opositoras de febrero próximo, Sosa dijo que enfrentará al Consejo Nacional Electoral, que, a su juicio, "no puede garantizar una elección libre", debido a que cuatro de sus cinco rectores están "comprometidos con el Gobierno".

Sobre su candidatura, puntualizó que se basa en "tres premisas" y enumeró que representa una "alternativa al socialismo", lucha "por condiciones que permitan una elección libre y democrática" y "la recuperación del orgullo venezolano".

"Nos convertiremos en la voz de los venezolanos que no estamos dispuestos a seguir tolerando esta vejación", sostuvo y anunció que reivindicará el "orgullo patrio" para recuperar la "dignidad burlada".

Según Americas Daily, Sosa es profesional de la Universidad Católica venezolana y la Universidad Harvard (EE.UU) y ha integrado grupos de abogados que han presentado acusaciones contra Chávez en la Corte Penal Internacional, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, la Audiencia Nacional de España y el Parlamento Europeo.

En un artículo de julio pasado, Sosa condenó a los venezolanos que "parecen resignados al fracaso" y al "continuo desmejoramiento de su calidad de vida, convencidos que ésto se lo llevó el diablo y sencillamente hay que sobrevivir como sea".

También a quienes viven "la realidad paralela, un mundo de ciencia ficción en donde todavía hay democracia", y advirtió que a este grupo pertenecen "casi todos los políticos y los que gravitan en su órbita, los que comen gracias al carnet de algún partido".

Opinó que, a diferencia de estos, está "la inmensa mayoría (...), gente buena por todas partes" esperando "su oportunidad" y "un liderazgo que le ponga voz y rostro" a lo que sienten y transforme ese sentimiento en acciones.