•   Río de Janeiro  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Al menos dos aerolíneas con frecuencias entre Brasil y Nueva York cancelaron hoy los vuelos previstos para el sábado y el domingo por las dificultades meteorológicas que se prevén ante el paso del huracán "Irene" por la costa este de Estados Unidos.

La suspensión de los vuelos de este final de semana fue anunciada por la aerolínea brasileña TAM, la mayor del país, y por la estadounidense American Airlines, pero también se espera que lo hagan Delta Air Lines, Continental Airlines y United Airlines.

"TAM informa que, debido a las previsiones meteorológicas de paso del huracán "Irene" por la región de Nueva York y con el objetivo de garantizar la seguridad de clientes y tripulantes, realizaremos algunas alteraciones y cancelaciones de vuelos dirigidos al aeropuerto John F. Kennedy International Airport (JFK) a partir del sábado", según un comunicado de la aerolínea brasileña.

La empresa aérea brasileña canceló cuatro vuelos que partirían hacia Nueva York desde Sao Paulo y Río de Janeiro sábado y domingo, así como cuatro desde la ciudad estadounidense hacia Brasil, y anticipó en cuatro horas el que está previsto para la tarde de mañana entre el JFK y Río de Janeiro.

La aerolínea agregó que los vuelos previstos para la noche de este viernes y la mañana del sábado operarán normalmente y pidió a los pasajeros que confirmen telefónicamente sus vuelos antes de dirigirse al aeropuerto.

Dijo igualmente que los pasajeros afectados por las alteraciones serán embarcados en los primeros vuelos disponibles cuando la situación se normalice sin el pago de multas.

American Airlines también canceló todos sus vuelos que partirían el domingo desde Sao Paulo y Río de Janeiro hacia Nueva York.

"Irene", que podría afectar a unos 65 millones de personas en la costa este de Estados Unidos, puede llegar el sábado a Carolina del Norte.

Sus vientos máximos sostenidos se incrementaron a 160 kilómetros por hora, pero todavía es un ciclón de categoría 2 en la escala de intensidad Saffir-Simpson, de un máximo de cinco, según el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos.