•   DAMASCO / AFP  |
  •  |
  •  |

Ocho personas murieron este viernes, último del ayuno musulmán del Ramadán, en el que decenas de miles de personas se congregaron para expresar su oposición al régimen de Bashar al Asad en Siria, donde la misión de la ONU considera “urgente” proteger a los civiles.

Tres de ellas murieron en Deir Ezor, una ciudad que se encuentra a 460 kilómetros al nordeste de Damasco, declaró Rami Abdel Rahman, del Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).
“Otro más perdió la vida” en Nawa (sur), y un joven de 16 años murió en la ciudad de Idleb, agregó. Un manifestante más murió en Latakia (noreste) y otro en homs (centro).

Por otro lado, en Maaret Annoman, a 250 km al norte de Damasco, un hombre de 56 años falleció este viernes mientras estaba detenido y su cuerpo sigue en manos de las fuerzas de seguridad, afirmó su familia a la OSDH.

Además 25 personas resultaron heridas en todo el país, incluidas, según la agencia oficial SANA, tres miembros de las fuerzas de seguridad por varios disparos en un ataque perpetrado por hombres armados y encapuchados, dos de los cuales fueron ultimados.

Según fuentes de la oposición, decenas de miles de sirios se manifestaron en varias ciudades del país este viernes “de paciencia y perseverancia”, como lo calificaron los opositores, quienes instaron a sus compatriotas a “unirse” porque “el derecho ganará”.

Los manifestantes se echaron a la calle en distintas ciudades con lemas como “Bashar, no te queremos ni aunque te transformes de la noche al día” o “Somos los hombres de la libertad”.

Según la ONU, más de 2,200 personas, en su gran mayoría civiles, han muerto en la represión del movimiento de protesta contra el régimen del presidente Bashar al Asad que comenzó en marzo. El embajador de Siria ante la ONU, Bashar Jaafari dijo el 11 de agosto que los manifestantes mataron a 500 miembros de las fuerzas de seguridad.

Una misión humanitaria de la ONU enviada a Siria concluyó este viernes que “aunque no haya crisis humanitaria a nivel nacional, existe una necesidad urgente de proteger a los civiles contra el uso excesivo de la fuerza”, indicó el portavoz adjunto del organismo, Farhan Haq.

El emir de Qatar, Hamad Ben Jalifa Al Thani, calificó de “estéril” el viernes la represión en Siria, e instó a Damasco a aplicar reformas inmediatas.