•   Washington  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Al paso del huracán Irene se le atribuyen al menos 29 muertes en nueve estados del este de Estados Unidos, dijeron este lunes funcionarios de emergencia y medios de información locales, que añadieron que Vermont y otros estados sufrieron desastrozas inundaciones.

Los fallecidos fueron seis en cada uno de los estados de Nueva York, Carolina del Norte y Pennsylvania, cuatro en Virginia, dos en Connecticut y dos en Florida, y uno en Maryland, otro en Nueva Yersey y otro más en Vermont, de acuerdo con un recuento de la AFP.

La mayoría de las muertes se produjeron por caídas de árboles, accidentes de tránsito o cuando personas fueron arrastradas por las inundaciones cuando Irene, ahora convertida en tormenta postropical sobre Canadá, hizo estragos en toda la costa este.

Las víctimas más jóvenes fueron un niño que murió al caer un árbol sobre el apartamento en el que residía en Newport News, una ciudad en una península costera en Virginia, y una chica que murió en Carolina del Norte.

"Una chica de 15 años murió en un accidente de auto cuando estaba regresando de la playa donde estuvo de vacaciones en Carolina del Norte", precisó a la AFP la agente de los cuerpos de emergencia Patty McQuillan.

"El semáforo en la intersección no estaba funcionando, no había electricidad", dijo.

Los periódicos de Nueva York relacionaron seis muertes con Irene, incluyendo la de un hombre que se electrocutó cuando intentaba salvar a un niño que había entrado en una calle inundada con cables caídos. El niño se encontraba en estado grave.

La policía de Nueva York confirmó una de las muertes, la de un hombre en el Bronx cuyo cuerpo fue encontrado en el agua luego de que fuera a ver cómo estaba su barco.

Funcionarios de Pennsylvania y Florida dijeron que tres de las muertes atribuidas a Irene todavía no se han confirmado oficialmente por los médicos forenses.

Se temían más muertes después de que Irene barrió la costa este el domingo por la noche en los estados densamente poblados del noreste estadounidense, como Connecticut, Vermont, Rhode Island y Massachusetts, antes de ingresar a Canadá.

Millones de personas están sin electricidad y las autoridades advirtieron que los daños por las inundaciones que dejaron las fuertes lluvias de la devastadora tormenta podrían sentirse durante días.

A principios de la semana pasada, Irene dejó al menos cinco muertos en el Caribe, incluyendo uno en Puerto Rico, uno en República Dominicana y tres en Haití.