•   MONTERRYE / AFP  |
  •  |
  •  |

Autoridades mexicanas anunciaron este lunes la detención de cinco hombres por el incendio de un casino que el jueves dejó 52 muertos en la ciudad de Monterrey (norte), y quienes confesaron integrar el cártel de Los Zetas, al que se le  atribuyen otras masacres.

“Todos ellos (los detenidos) han confesado estar con el grupo criminal de Los Zetas”, reveló en rueda de prensa Rodrigo Medina, gobernador del estado de Nuevo León, cuya capital es Monterrey, la tercera ciudad del país, tras el anuncio de que fueron detenidos el domingo.

Los Zetas son un sanguinario grupo armado liderado por exmilitares desertores que sostiene una feroz pugna por el dominio de Nuevo León y el también fronterizo estado de Tamaulipas (noreste) con sus antiguos aliados del Cártel del Golfo.

Huellas digitales encontradas en uno de los vehículos usados para el ataque contra el casino Royale llevaron a la captura de uno de los sospechosos, y con la información que proporcionó se localizó a los otros cuatro. Todos ellos tienen antecedentes penales por homicidio y secuestro, argumentó Medina.

Calderón saluda capturas

El presidente Felipe Calderón saludó las capturas, aunque dejó entrever que no todos habrían participado directamente en el ataque, que ha considerado como el peor perpetrado contra civiles de la historia reciente de México.

“Es muy importante el haber detenido a los cinco primeros presuntos responsables”, afirmó Calderón a la cadena Televisa. “Unos de manera más directa que otros, pero todos (están) vinculados” con el crimen.

El viernes Calderón tildó a los autores del ataque de “terroristas”, calificativo que utilizó por primera vez desde que hace casi cinco años emprendió un combate militar contra los cárteles en el marco del cual han muerto más de 41,000 personas, la mayoría por pugnas entre criminales, pero una parte son civiles asesinados en ataques a lugares públicos y otros abatidos por las fuerzas del Estado.

El gobernador Medina advirtió que siguen buscando al resto de los involucrados en el incendio, entre ellos a los autores intelectuales.

En su comparecencia se mostró un video de los detenidos, que tienen entre 18 y 35 años, cuando llegan en cuatro vehículos a una gasolinera para llenar los recipientes que presumiblemente utilizaron para prender fuego en el casino.

En otro video del casino difundido el viernes, se observó cómo unos ocho o nueve hombres armados y a cara descubierta cometen el atentado y huyen en un lapso de dos minutos y medio.