•   TRÍPOLI / AFP  |
  •  |
  •  |

La guerra en Libia no ha terminado y aún son necesarias operaciones para derrotar al régimen libio, reconoció la coalición, en momentos en que los rebeldes encontraban una gran resistencia en la región de Sirte, uno de los últimos bastiones de Muamar Kadhafi.

“La guerra en Libia no ha terminado” y es necesaria más ayuda para derrotar por completo al régimen de Muamar Kadhafi, estimaron el lunes los jefes de estado mayor de los países comprometidos militarmente en ese país.

“Los jefes del Estado Mayor de la coalición son unánimes en considerar que la guerra no ha terminado, y que deben proseguir las operaciones comunes para que el pueblo libio pueda realizar su objetivo y eliminar los restos del régimen de Kadhafi”, señala el comunicado.

Mientras, se informó que el coronel Muamar Kadhafi se encontraría a 100 km de Trípoli, en la localidad de Bani Walid, con sus hijos Saadi y Saïf al-islam, según fuentes de prensa italianas en base a informaciones de “influyentes diplomáticos libios”.

Sin embargo, los rebeldes informaron ayer la muerte de Saadi, información que no pudo ser confirmada por ninguna otra fuente
Bani Walid, al sudeste de Trípoli, es considerada un bastión a favor de Kadhafi. El sábado un convoy de 60 a 80 vehículos fue señalado en el camino hacia esa ciudad.

Argelia confirma llegada de familiares
En horas de la noche, el ministerio argelino de Relaciones Exteriores anunció que la esposa del coronel Muamar Kadhafi y tres hijos del líder libio entraron este lunes en Argelia.

“La esposa de Muamar Kadhafi, Safia, su hija Aisha, sus hijos Hanibal y Mohamed, acompañados por sus hijos, entraron en Argelia a las ocho de la mañana con 45 minutos, hora local, por la frontera con Libia”, señaló el ministerio en un comunicado difundido por la agencia de noticias APS, sin dar detalles sobre el exhombre fuerte libio.

En la capital, la situación estaba tranquila, pero a la continua falta de agua se suman los múltiples cortes de electricidad.

Durante la noche media docena de explosiones resonaron cerca de la capital, luego de que un avión de la OTAN sobrevolara la zona haciendo cesar por unos minutos las ráfagas de armas automáticas de los rebeldes que celebran la toma de esta ciudad desde hace casi una semana.

Los combates terminaron en Trípoli, pero pequeños grupos aislados de fieles a Kadhafi combaten aún esporádicamente, esencialmente por la noche, según los rebeldes.

Sirte, situada en la región donde nació Kadhafi y en donde este podría haber encontrado refugio, está rodeada al este y al oeste por las fuerzas rebeldes posicionadas a unos 100 km y 30 km respectivamente.

Actualmente se llevan a cabo negociaciones con los líderes tribales de Sirte para una rendición de la ciudad, según diversas fuentes, pero un portavoz de los rebeldes advirtió que no duraría eternamente y que a falta de acuerdo la situación se solucionaría por las armas.