•   México  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Un total de 400 militares llegaron hoy a Monterrey, capital del estado de Nuevo León (norte de México), con lo que suman 1.500 los soldados enviados tras el ataque incendiario el jueves pasado contra un casino en el que murieron 52 personas.

La Secretaría de la Defensa (Sedena) indicó en un comunicado que los militares reforzarán las tarea de seguridad organizadas por las autoridades locales "así como las operaciones en contra del narcotráfico y la delincuencia organizada".

El incendio del Casino Royale, en Monterrey, capital de Nuevo León, fue provocado por un grupo de presuntos integrantes del cartel de las drogas Los Zetas, del que ya fueron detenidos cinco.

Además, el domingo llegaron a Monterrey 1.500 policías federales como parte de los acuerdos entre las autoridades federales y estatales para garantizar la seguridad en esta zona, que los carteles el narcotráfico han convertido en un campo de batalla.

Este despliegue de fuerzas federales fue analizado hoy por el presidente de México, Felipe Calderón, y un grupo de empresarios de Nuevo León, entre Lorenzo Zambrano, de Cemex; Armando Garza Sada, de Alfa; José Antonio Fernández, de Femsa, y Adrián Sada, de Vitro.

La reunión tuvo lugar en la residencia oficial de Los Pinos, donde Calderón y los empresarios de ese estado dialogaron sobre el ataque al Casino Royale, señaló un comunicado de la Presidencia.

Nuevo León registra en los últimos dos años una escalada en la violencia que el jueves pasado tuvo su punto más dramático, cuando un grupo de ocho presuntos sicarios prendió fuego al Casino Royale en esta ciudad debido a la supuesta negativa de los propietarios de pagar extorsiones.