•   Lima, Perú  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Miles de personas abarrotaron hoy el templo de Santa Rosa de Lima para acudir a los tradicionales rituales religiosos en homenaje a la primera santa de América.

En un día festivo no laborable, los limeños acudieron en masa hasta el templo, ubicado en el centro histórico de Lima, para depositar en el conocido "pozo de los deseos" sus cartas y notas con peticiones para la santa.

Fue uno de los actos principales de una jornada en la que se realizaron servicios religiosos en honor a la santa en localidades de todo el país.

Jóvenes, ancianos y niños peregrinaron desde el amanecer hasta el santuario, donde formaron gigantescas colas que continuaban por la tarde, en medio del humo del incienso y vendedores de estampas religiosas y comida típica.

Muchas personas buscaron ingresar al templo para agradecer a la santa, pero la mayoría intentaba acceder al patio de la que fue su casa para depositar sus cartas con pedidos de salud, trabajo, súplicas por personas fallecidas y agradecimientos.

Para garantizar la seguridad en la zona, unos cien policías fueron desplazados a la zona del Santuario de Santa Rosa.

Además, y para conmemorar a su patrona, miembros de la Policía Nacional de Perú trasladaron a hombros la imagen de Santa Rosa desde el Convento de Santo Domingo hasta la Catedral de Lima, donde el cardenal Juan Luis Cipriani ofició una misa.

También estuvieron presentes el ministro peruano del Interior, Óscar Valdés, y el director general de la Policía, Raúl Becerra.

Santa Rosa de Lima, bautizada Isabel Flores de Oliva, falleció en 1617, a los 31 años, tras una vida mística y fue canonizada por el papa Clemente X en 1671.