•   Washington  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El huracán "Katia" avanzaba este jueves hacia el oeste sobre el Atlántico, amenazando con volverse más fuerte el fin de semana, apenas una semana después de que Irene causara graves inundaciones en el noreste de Estados Unidos.

Con vientos sostenidos de 120 kilómetros por hora, Katia, de categoría uno en la escala de cinco de Saffir-Simpson, amenazaba con "convertirse en un huracán importante el fin de semana", de acuerdo con el Centro Nacional de Huracanes (NHC), con sede en Miami.

"Se pronostica un fortalecimiento adicional durante las próximas 48 horas", advirtió el NHC.

Sin embargo, "Katia" permanecía a unos 1.710 km al este de las islas de Sotavento -demasiado lejos para afectar a cualquier masa de tierra- y había una posibilidad de que circulara hacia el norte y se desintegrara sin tocar la parte continental de América del Norte.

El nuevo huracán se aproxima en momentos en que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, declaró una "importante" zona de desastre en Nueva Jersey y anunció planes para visitar el estado afectado por las inundaciones el domingo para ver los daños causados por el huracán Irene.

Miles de personas siguen aisladas por las inundaciones en Vermont, Nueva Jersey y el estado de Nueva York como consecuencia del paso de Irene, que dejó cerca de 50 personas muertas en América del Norte y el Caribe.