•   DAMASCO / AFP  |
  •  |
  •  |

Siete personas murieron este jueves en las operaciones realizadas por las fuerzas de seguridad para reprimir la revuelta en Siria, donde los militantes lanzaron un nuevo llamado para convocar a manifestaciones pacíficas el viernes contra el régimen.

La secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, dijo en París que la comunidad mundial debe aumentar la presión sobre el presidente sirio Bashar al Asad apuntando a las exportaciones de petróleo y gas para forzar su salida del cargo.

El presidente del Gobierno Español, José Luis Rodríguez Zapatero, estimó que el “ejemplo” libio debe extenderse a otros países como Siria, apelando a la comunidad internacional a apoyar a los que “luchan por su libertad”.

En la región de Homs (centro), las fuerzas de seguridad dispararon contra los manifestantes, matando a cuatro de ellos, incluido un niño de 11 años, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), con base en Reino Unido.

Vehículos militares blindados entraron en la ciudad, según activistas
En Idleb, noroeste, un hombre de 70 años falleció cuando un cohete impactó en su vivienda y cinco personas más resultaron heridas en el asalto de las tropas a la localidad de Al Rama.
En Alep (norte) otro manifestante falleció cuando las tropas dispararon para dispersar una manifestación.

En Deir Ezor (este), un joven resultó muerto por los disparos de “milicianos” del régimen y las fuerzas de seguridad abrieron fuego contra los manifestantes.

En esa misma ciudad, una niña de 10 años sucumbió el jueves a las heridas de bala que recibió en la víspera cuando se encontraba en el interior de un taxi cerca de la Comisaría de Policía, informó la ONG.

“La muerte antes que la humillación”
Pese a la violenta represión, el movimiento pacífico de impugnación continúa y se ha convocado a nuevas manifestaciones para mañana con el lema “la muerte antes que la humillación”.

El jefe de la Liga Siria de Derechos Humanos, Adbel Karim Rihaui, denunció la detención de decenas de personas en la región de Damasco, en Deraa (sur), en Hama y en Deir Ezor tras las masivas manifestaciones del miércoles.

Uno de los detenidos, según el OSDH, es el opositor Hasan Zahra, de 67 años, acusado por el régimen de haber organizado las manifestaciones.

Como medida de protesta contra esta represión masiva del régimen, el fiscal general de Hama anunció su dimisión, aunque las autoridades sirias, que denunciaron el lunes el secuestro del fiscal, desmintieron la información, asegurando que el afectado fue obligado a decir “puras mentiras”.

“Yo, Adnan Mohamed el Bakur, fiscal general de la provincia de Hama, anuncio mi dimisión bajo el régimen de Asad y sus bandas”, declaró el fiscal en un video difundido por internet, en el que no se precisa ni cuándo ni dónde fue grabada la cinta.