•   PARÍS / AFP  |
  •  |
  •  |

Las grandes potencias y las principales organizaciones internacionales como la ONU, anunciaron ayer jueves en París que descongelarán “inmediatamente” 15,000 millones de dólares para la reconstrucción de Libia pero reclamaron “paz, estabilidad y reconciliación”.

“Hemos decidido hacer un pedido unánime para desbloquear los haberes libios pues el dinero malversado por (Muamar) Kadhafi y sus allegados debe volver a los libios”, afirmó el presidente francés Nicolas Sarkozy al término de la Conferencia de Amigos de Libia, antes de precisar que “15,000 millones de dólares serán desbloqueados inmediatamente”.

Los activos del régimen de Muamar Kadhafi en bancos extranjeros son estimados en 50,000 millones de dólares. Fueron congelados en febrero y marzo por resoluciones de la ONU.Hasta ahora habían sido descongelados 1,500 millones de dólares.

“Nos hemos comprometido a desbloquear el dinero de la Libia de ayer”, afirmó Sarkozy en la rueda de prensa final tras el cónclave internacional convocado por Francia y Gran Bretaña para abordar la reconstrucción libia y su transición a la democracia que reunió en París a jefes de Estado, de Gobierno, ministros y altos responsables de 60 países y organizaciones internacionales.

Kadhafi llama a la resistencia
El Consejo Nacional de Transición (CNT, órgano político de los rebeldes libios), representado en París por su presidente Mustafá Abdeljalil y su número dos, Mahmud Jibril, reclama a la comunidad internacional una ayuda de urgencia de 5,000 millones de dólares y el descongelamiento de los haberes del régimen que durante casi 42 años dirigió Muamar Kadhafi, y quien desde un paradero desconocido llamó a “continuar la resistencia”.

“No nos rendiremos, no somos mujeres y seguiremos combatiendo”, afirmó Kadhafi que exhortó a sus seguidores a “continuar la resistencia” en un mensaje difundido por el canal de televisión Arrai, al cumplirse exactamente 42 años del golpe que lo llevó al poder el 1º de septiembre de 1969.

“Prepárense a una guerra de bandas y de guerrilla, a la guerra urbana, y a una resistencia popular en cada ciudad (...) para vencer al enemigo en todos los sitios”, dijo Kadhafi en un segundo mensaje difundido más tarde.

Desde París las grandes potencias no dudaron en su respuesta
“Los ataques de la OTAN continuarán mientras Kadhafi y sus seguidores sean una amenaza para Libia”, sostuvieron el jefe de Estado francés, el primer ministro británico, David Cameron y el secretario general de la Alianza Atlántica, Anders Fogh Rasmussen.

“La OTAN y sus aliados continuarán sus operaciones (...) el tiempo que sea necesario para proteger la vida de los civiles”, afirmó en la misma rueda de prensa David Cameron.