•   San Salvador  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Un tribunal de justicia de El Salvador condenó a 39 años de prisión a una mujer que prostituía a sus cuatro hijas, todas menores, con un vecino que embarazó a una de ellas, informó hoy una fuente judicial.

El Juzgado Primero de Sentencia de Santa Ana, a unos 66 kilómetros al noroeste de San Salvador, también condenó a 59 años de cárcel a José Eduardo Pimentel, quien le pagaba a la madre de las menores, Maira Estela Flores, por abusar de ellas, indicó un comunicado de la Fiscalía General de la República (FGR).

Agregó que la resolución, dictada este viernes, establece que Flores y Pimentel fueron encontrados culpables de "los delitos de remuneración de actos eróticos o sexuales, violación agravada en menor e incapaz y agresión sexual en menor e incapaz, en perjuicio de cuatro niñas", cuyas edades van de seis a 13 años.

Sin precisar cuándo, la FGR explicó que durante un año "la misma progenitora de las cuatro menores las mandaba a la vivienda del malhechor, con la finalidad de obtener dinero a cambio de tener relaciones sexuales".

La jefa de la Unidad de Tráfico y Trata de Personas de la FGR, Smirna Salazar, dijo a periodistas que las investigaciones comenzaron cuando un familiar de las pequeñas se enteró de que la mayor estaba embarazada y denunció el caso a la Fiscalía.

Salazar explicó que se comprobó mediante pruebas de ADN que Pimentel es el padre del bebé de la menor y que las afectadas confirmaron en sus testimonios que su madre las obligaba a ir a la casa del vecino.

En principio, la FGR puso a las menores bajo la protección del estatal Instituto Salvadoreño de la Niñez y Adolescencia, que después las entregó a familiares de ellas.