•   Sopot  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los ministros de Relaciones Exteriores de la Unión Europea (UE) no descartaron este sábado nuevas sanciones contra el régimen sirio, tras haber adoptado ya un embargo petrolífero, y trabajan en una nueva resolución de la ONU.

"Si (el presidente sirio) Bashar al Asad no cambia, si no hay cambios en el régimen, habrá que acentuar la presión sobre Siria", declaró el canciller francés, Alain Juppé, al margen de una reunión de los jefes de las diplomacias europeas que se celebra en Sopot (Polonia).

"No se puede excluir que, si la represión continúa pese a todo, se discutan medidas suplementarias en Europa", declaró su homólogo alemán Guido Westerwelle.

La UE decretó el viernes un embargo sobre las importaciones de petróleo sirio con el fin de presionar al régimen de Asad para que ponga fin a la brutal represión de la revuelta contra el poder sirio que se inició a mediados del pasado mes de marzo.

Este embargo tendrá "un impacto directo" en la capacidad del régimen de financiar la represión de los manifestantes, estimó el sábado la administración estadounidense.

Rusia, sin embargo, desaprobó este sábado la medida adoptada por la UE porque "en general, las sanciones rara vez solucionan algo", declaró el ministro de Relaciones Exteriores Serguei Lavrov.

Juppé anunció también que Francia "continuará trabajando con Naciones unidas para obtener una condena más explícita del régimen sirio y trabajar con la oposición" para ayudarla a organizarse.