•   GUATEMALA /ACAN-EFE  |
  •  |
  •  |

Con la finalización de la campaña proselitista, al mediodía de ayer, los guatemaltecos iniciaron la jornada de reflexión de cara a las elecciones de mañana domingo, en las que elegirán, entre otros, al sucesor del presidente Álvaro Colom.

La legislación electoral guatemalteca prohíbe cualquier tipo de propaganda o proselitismo electoral 36 horas antes de la apertura de las mesas de votación, para que los ciudadanos puedan decidir su voto sin ningún tipo de presión.

También quedan prohibidas las encuestas y, desde las 12.00 horas de hoy sábado y por un periodo de 48 horas, la venta y consumo de licores en todo el país.

Los magistrados del Tribunal Supremo Electoral, TSE, aseguraron que las papeletas y demás materiales necesarios para las votaciones ya han sido distribuidos en los 22 departamentos del país, y que los empleados de esa institución y cientos de jóvenes voluntarios trabajan para concluir los preparativos.

El ministro guatemalteco del Interior, Carlos Menocal, dijo que desde las primeras horas de ayer los 22,000 agentes de la Policía Nacional Civil, PNC, empezaron el plan de seguridad electoral, y que no prevén ningún tipo de incidente que pueda empañar las votaciones.

Los militares, que no pueden votar, también han sido concentrados en los cuarteles, y los cuerpos de socorro y hospitales del país se han declarado en alerta para estar atentos a cualquier eventualidad.


Observadores sin dificultades
Los 86 observadores que envió la Organización de Estados Americanos, OEA, así como los más de 10,000 voluntarios que integran las organizaciones locales de observación, también empezaron ayer a diseminarse por todo el país para verificar la transparencia del proceso.

El TSE confía en que se superará el 60% de participación que se registró en las elecciones generales de 2007, debido al crecimiento del Padrón Electoral, que ahora suma más de 7.3 millones de guatemaltecos aptos para votar.

Los candidatos a la Presidencia con mayores posibilidades de triunfo, Otto Pérez Molina, del derechista Partido Patriota, PP, y Manuel Baldizón, del partido Líder, aprovecharon las últimas horas de este viernes para pedir el voto de los guatemaltecos.

Pérez Molina, quien según las encuestas es el favorito para alzarse con la Presidencia, en un discurso en el oriente del país dijo estar preparado para “ganar en la primera vuelta”.

Baldizón, a quien los sondeos lo ubican en la segunda posición, realizó su última actividad proselitista en la ciudad de Cobán, al norte de la capital, en donde celebró su virtual pase a una segunda vuelta electoral que se celebraría el 6 de noviembre.

 Para ganar la Presidencia en una sola vuelta, según la legislación local, es necesario que el candidato más votado obtenga el 50% de los votos válidos más uno.

Los sondeos le dan a Pérez Molina una intención de voto superior al 48%, superando por más de 30 puntos al segundo lugar, Baldizón, que tiene un 18,3%.