•   La Habana  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La policía mantiene cercado un templo de la Iglesia Pentecostal en La Habana, donde se han encerrado un pastor y decenas de sus seguidores sin que haya trascendido lo que pretenden, aunque parece que se trata de un asunto interno de esa confesión.

Fuentes ligadas al templo indicaron hoy a Efe que el cerco de las autoridades comenzó ayer después de que familiares de algunos de los recluidos en el lugar denunciaran el caso.

El tránsito ha sido desviado en los alrededores del templo, ubicado en la céntrica avenida Infanta de La Habana, mientras que un cordón policial impide el paso a lo largo de varias cuadras colindantes.

Daniel Herrera, quien fue miembro de esa comunidad cristiana, indicó a Efe que un grupo de más de 60 mujeres, hombres y niños permanecen encerrados en el templo desde el pasado 21 de agosto para "proteger" a su pastor.

Según indicó, el pastor pentecostal Braulio Herrera fue el líder principal de ese templo hasta mayo pasado, cuando las autoridades de la llamada "Asamblea de Dios" le retiraron las credenciales por alejarse de su doctrina.

En ese sentido, precisó que el pastor permanece recluido para eludir presentarse a una vista judicial que tenía pendiente a fines de agosto por "ocupación ilegal" del templo y otros delitos.

El pastor bautista Abel Pérez, quien durante tres años compartió el templo con Herrera, dijo a Efe estar seguro de que su colega no tiene a nadie "secuestrado" y todos los que permanecen allí lo hacen voluntariamente.

Pérez confirmó que el pastor Braulio Herrera inició un retiro voluntario en el templo desde hace días con su familia y varios seguidores.

En su opinión, todo el problema se limita a que el pastor "se salió de su denominación" religiosa y fue "separado" de la "Asamblea de Dios", lo que provocó una división entre su comunidad.