• México |
  • |
  • |
  • EFE

Policías del central Estado de México, vecino de la capital mexicana, detuvieron a una banda criminal de 19 integrantes entre los que están una funcionaria del Ministerio Público y quien supuestamente filtraba información clave a los delincuentes para evitar su captura.

La Fiscalía del Estado de México informó hoy que entre los detenidos hay siete mujeres, seis actuaban como "halcones" (vigilantes) y la séptima es Elizabeth Lemus Guerrero, de 42 años, quien es secretaria del Ministerio Público del Centro de Justicia del municipio de Jilotepec.

Lemus Guerrero filtraba información sobre operativos policiales encaminados a la detención de la banda, dijo la Procuraduría General de Justicia del Estado de México (Pgjem) en un comunicado.

La banda actuaba en los municipios de Villa del Carbón, Jilotepec, Aculco, Polotitlán, Soyaniquilpan y Chapa de Mota, en el Estado de México, donde perpetró al menos nueve secuestros con 14 víctimas.

También los detenidos están relacionados con cinco homicidios dolosos, entre ellos el de Omar Granada Figueroa, de la Agencia de Seguridad Estatal (ASE), asesinado el pasado 2 de agosto.

Esta organización criminal colocó cinco "narco mantas" (pancartas) para amenazar indirectamente a mandos de distintas corporaciones policiacas, "como una forma intimidatoria".

Dos de los detenidos pertenecieron a corporaciones policiales, uno de ellos, Luis Gilberto Derramadero Gasca, "El Derras" de 36 años, fue durante 13 años agente de la policía en el estado de Guanajuato a cargo de un grupo canino de detección de narcóticos.

En otra acción, agentes de la PGJEM detuvieron a otros siete presuntos delincuentes acusados de la muerte el pasado viernes de seis hombres en el municipio de Chicoloapan, en el Estado de México.

Las indagatorias señalan que el móvil de los asesinatos se debe a un probable ajuste de cuentas entre un grupo dedicado a la venta y distribución de droga y uno de consumidores, este último habría cometido un robo en una joyería.

Los narcotraficantes habrían matado a los consumidores "para enviar un mensaje al resto de narcomenudistas (de) que nadie podía meterse con ellos", dijo la fuente.