•   GUAYAQUIL / AFP  |
  •  |
  •  |

Una corte penal de Ecuador, ratificó ayer  martes en segunda instancia la condena a tres años de cárcel y 40 millones de dólares de multa a tres directivos y a un exeditor del diario El Universo, el cual podría quebrar ante la demanda planteada por el presidente Rafael Correa.

Sin embargo, tras el fallo, el mandatario, dijo en Quito que podría desistir de su demanda por injurias calumniosas si los directivos del matutino reconocen que mintieron.

“Que reconozcan su error, que mintieron, que pidan disculpas al país, no a Rafael Correa, que digan que van a tratar de ser más serios, más profesionales, más éticos en su labor de informadores y podemos hablar de desistir del proceso judicial”, declaró Correa luego de asistir a la audiencia en Guayaquil (270 km al suroeste).

“Se ratifica la sentencia. ¡Ganamos!”, había escrito previamente el mandatario socialista en su cuenta de la red social Twitter, al referirse a la querella en la que un juez condenó en julio pasado a tres años de cárcel y el pago de una multa de 40 millones de dólares al director de El Universo, Carlos Pérez, los subdirectores César y Nicolás Pérez, y al exeditor de Opinión, Emilio Palacio.

“Una orden de prisión no nos va a quitar la libertad de pensar y actuar”, declaró por su parte, César Pérez, mientras que empleados del rotativo realizaron una caminata por la principal avenida de Guayaquil “en rechazo a la ratificación de la sentencia”.

Van a casación
El diario, que podría quebrar por el monto de la multa, ya que su patrimonio -según indicó- es de 35 millones de dólares, anunció que presentará un “Recurso de Casación” contra el fallo ante la Corte Nacional de Justicia, CNJ, Suprema.

Nicolás Pérez había anticipado que El Universo no dispone de recursos para cancelar la indemnización al presidente. “Aquí no hay para pagar 40 millones”, subrayó.

En Miami, la Sociedad Interamericana de Prensa, SIP, afirmó que la pena de cárcel y la indemnización millonaria “demuestran a las claras que estamos ante un fallo burlón, desproporcionado, que busca censurar o, al menos, imponer la autocensura a todos los periodistas y medios independientes”.

Entretanto, Correa remarcó que la querella fue necesaria para “empezar a cambiar la historia del país” en medio de su duro enfrentamiento con un sector de la prensa privada al que acusa de “mentiroso” y “poder fáctico, mediocre y corrupto”.

El director de la ONG de defensa de la prensa Fundamedios, César Ricaurte, manifestó a la AFP que el fallo es “un grave atentado contra la libertad de expresión” y que “la multa sigue siendo absolutamente desproporcionada, no hay parangón de una sentencia tan elevada”.

Empero, el secretario de Comunicación, Fernando Alvarado, manifestó que en Ecuador “se respeta la libertad de expresión” y que el gobierno de Correa “busca una verdadera democratización de la comunicación y eso ha alarmado a las cuatro familias propietarias de grandes medios”.