•   Atlanta  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El condenado a muerte estadounidense Troy Davis, cuyo caso detonó protestas internacionales, presentó dos recursos para evitar su ejecución dentro de unas 10 horas este miércoles, luego que su proceso presentara dudas sólidas sobre su culpabilidad en un crimen de 1989.

Davis también pidió el martes, tras conocerse la decisión del comité de indultos de Georgia (sureste) de negarle la clemencia, que deseaba someterse a una prueba de polígrafo para demostrar su inocencia, pero esta posibilidad "fue negada esta mañana", dijo el miércoles a la AFP el abogado Brian Kammer.

Davis, un ciudadano negro de 42 años acusado de matar a un policía blanco Mark MacPhail en una pelea en Savannah, presentó un recurso de habeas corpus ante la corte superior del condado de Butts en Georgia (sureste), mientras se impone la cuenta regresiva para su ejecución por inyección letal en una cárcel de Jackson (77 km al sureste de Atlanta) a las 19H00 locales (23H00 GMT).

"Espero que logremos la detención ante la corte local y hay buenas posibilidades de que el recurso sea introducido a la Corte Suprema hacia el final del día", dijo Kammer.

"Dado que la evidencia no ha estado disponible para el peticionario, incluyendo las nuevas pruebas balísticas que contradicen previos testimonios del juicio (...) La condena del Sr. Davis y la pena de muerte se basa en pruebas falsas, engañosas e inexactas materialmente", dice el recurso presentado por sus abogados.

"Este Tribunal debe detener la ejecución inminente del peticionario, celebrar una audiencia sobre esta petición y, posteriormente, conceder el habeas corpus", dice el documento judicial.

Ante la misma corte de Georgia, Troy Davis, solicita que se "detenga la inminente ejecución" precisamente por haber presentado un recurso solicitando habeas corpus, institución jurídica que garantiza la libertad personal del acusado, con el fin de evitar los arrestos y detenciones arbitrarias.

Presentado por sus partidarios como el prototipo del negro condenado a muerte por error, Troy Davis goza del apoyo de personalidades como el ex presidente Jimmy Carter, el papa Benedicto XVI y la actriz Susan Sarandon. Centenares de manifestaciones de apoyo tuvieron lugar en todo el mundo.

Durante el proceso, nueve testigos del asesinato cometido en 1989 identificaron a Davis como el autor del disparo, pero el arma del crimen jamás fue encontrada y otro tanto ocurrió con huellas digitales o de ADN. Luego, siete testigos se retractaron, pero ello no bastó para convencer a la justicia de que conmute su sentencia al menos por cadena perpetua.