•   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

La directora regional del Fondo de Población de Naciones Unidas (FNUAP), Marcela Suazo, dijo hoy en San Salvador que la mayoría de casos de violencia sexual contra las
mujeres interpuestos ante la justicia en Latinoamérica queda en la impunidad, pues sólo un 10 % culmina en sentencia contra el agresor.

"En general, en la región, del total de (procesos de) violencia sexual interpuestos, el número promedio de sentencias es un 10 %", indicó en una entrevista con Acan-Efe Suazo, directora del FNUAP para América Latina y el Caribe.

Sin embargo, aclaró que no en todos los países latinoamericanos se resuelve el mismo porcentaje de casos, ya que, detalló, del promedio del 10 % "puede bajar a un 4 %" en países como "Chile y Ecuador".

Incluso, en países como Guatemala puede llegar hasta el "1 % del total de las denuncias de violencia sexual que tienen una sentencia condenatoria", explicó.

La funcionaria de Naciones Unidas asiste en la capital salvadoreña a una reunión con representantes de los ministerios de Salud y cortes supremas de Justicia de El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua, así como con otros funcionarios y expertos, para discutir la prevención de la violencia sexual en estos cuatro países centroamericanos.

El evento, "Países centroamericanos acortan caminos en la prevención de la violencia sexual", comenzó ayer y termina hoy con la firma de una declaración.

Suazo, que es hondureña, reconoció que cada país latinoamericano está avanzando y trabajando a su ritmo para prevenir y combatir la violencia sexual.

Sin embargo, señaló que es necesario seguir trabajando debido a que hay países como Argentina donde "queda el 90 %" de los casos interpuestos impunes, mientras que en Guatemala "el 99 % de las denuncias se quedan sin respuesta, y eso es lo que quisiéramos evitar", añadió.

Suazo consideró que para garantizar la justicia a las víctimas de violencia sexual es necesario "fortalecer los sistemas de coordinación entre el sector de justicia y el sector de salud".

Ese trabajo coordinado permitirá que se "logre avanzar en una identificación de protocolos (mecanismos) para asegurar que se logran más sentencias a los perpetradores de este tipo de delito", manifestó la directora regional del FNUAP.

Por otra parte, reconoció que existe "un sinnúmero de casos de violaciones que no se están denunciado" en la región.

Según datos del FNUAP, basados en encuestas nacionales de los cuatro países, un 32 %, 62 %, 66 % y 72 % de las mujeres víctimas de violencia sexual de Honduras, Nicaragua, Guatemala y El Salvador, respectivamente, contaron su experiencia o pidieron ayuda.

De las mujeres que experimentaron violencia física o sexual por su pareja, el 26,1 % en Nicaragua, el 26 % en El Salvador, el 19 % en Honduras y el 15,7 % en Guatemala no buscaron ayuda por temor a
su agresor.

Suazo indicó que la violencia sexual contra las mujeres en Centroamérica, específicamente en estos cuatro países, afecta principalmente a las mujeres pobres, que en un buen porcentaje de los casos quedan embarazadas.

En dichos países, "es evidente que, en el 80% de los casos o de las mujeres que han sido violadas, en el quintil (quinta parte) de la población más pobre tienen o han tenido un embarazo, y en el quintil más alto solo ocurre en un 20% de la población", explicó.

"Estos datos llaman la atención porque evidentemente podrían indicar que hay una diferencia en el acceso a los servicios de salud, y por otro lado, en el acceso a justicia", agregó.

Por ello, la directora regional del FNUAP consideró que "es importante lograr avanzar en el acceso a la justicia en estos cuatro países centroamericanos", porque a pesar de los progresos todavía no se ha "logrado combatir la impunidad en los casos de violencia sexual".