•   XALAPA / AFP  |
  •  |
  •  |

El horror de México se trasladó a la ciudad portuaria de Veracruz (este), escenario de una creciente violencia, con la aparición el martes de 35 personas torturadas y asesinadas en una concurrida vía de sus suburbios; hecho atribuido a un ajuste de cuentas entre criminales.

El fiscal del estado de Veracruz, Reynaldo Escobar, dijo este miércoles a la cadena Televisa que se ha identificado el 95% de los muertos, y que uno de ellos era un oficial activo de la policía de la zona metropolitana de Veracruz.

La Fiscalía determinó que “casi todos tienen antecedentes penales vinculados al crimen organizado, como secuestro, extorsión, homicidio, narcomenudeo (venta de drogas a pequeña escala), robo de autos”, señaló Escobar, quien no aclaró la situación del policía.

El funcionario añadió que hay dos cadáveres de personas sin antecedentes que habían sido reportadas como desaparecidas.

Los cuerpos fueron abandonados, a plena luz del día, en dos vehículos bajo un puente vehicular del municipio de Boca del Río, cerca a un hotel donde está programada una reunión de los fiscales de las 32 entidades (31 estados y el distrito capital) ayer miércoles y hoy jueves.

Escobar y otras autoridades locales señalaron que no hay relación entre ambos hechos, y mantuvieron sin cambios la agenda del evento.

El fiscal veracruzano detalló que los asesinatos fueron en su mayoría por asfixia. “Se ve que hubo tortura, sadismo en la ejecución de estas personas”, afirmó.

Ajuste de cuentas
Esta matanza es el segundo acto que más víctimas ha provocado en México en menos de un mes, tras el incendio intencional, atribuido al cártel de Los Zetas, el pasado 25 de agosto de un casino de Monterrey (norte), con un saldo de 52 muertos.

Junto a los cuerpos se encontraron mensajes que apuntan a que los muertos son miembros del cartel de Los Zetas, señalaron en forma coincidente varios medios de prensa, aunque la Fiscalía no corroboró públicamente esa información.

El Fiscal de Veracruz afirmó que no hay elementos para señalar a alguna organización por la masacre, y que se analizan los vídeos grabados por unas cámaras de vigilancia cercanas al puente.

La Secretaría de Gobernación (Ministerio del Interior) indicó que la matanza podría estar relacionada con un ajuste de cuentas. “Los datos que se tienen son suficientes para estimar que se trata de un tema entre bandas”, señaló en Ciudad de México Juan Marcos Gutiérrez, Subsecretario de Gobernación.

Gutiérrez no identificó qué grupos podrían estar involucrados. La violencia en el estado de Veracruz es atribuida a células de Los Zetas que han sido desplazadas por los operativos militares y policiales en el vecino estado de Tamaulipas (noreste), ubicado un poco más al norte y fronterizo con Estados Unidos.