•   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El sacerdote mexicano Alejandro Solalinde advirtió este miércoles en El Salvador sobre un panorama de "signos más preocupantes" para miles de indocumentados de Centroamerica y otras naciones que recorren su país hacia hacia Estados Unidos, muchos de los cuales son asesinados.

"Viene lo peor (...) estoy viendo signos preocupantes que no me permiten ser muy halagüeno, que no me permiten ser muy optimista", declaró Solalinde a la AFP, tras una conferencia con estudiantes de la jesuita Universidad Centroamericana en San Salvador.

El sacerdote puntualizó sobre las amenazas a migrantes de parte de diferentes grupos del crimen organizado, como cárteles de la droga, y de una clase política en México que olvidará el sensible tema en cuanto el país entrará en "ambiciones electorales".

"No veo, en el fondo, que haya un interés (en los políticos) por el ser humano", exclamó el religioso, que dirige en Ixtepec (sureste de México) el Albergue Hermanos en el Camino, una de las más de 50 casas de refugio de la Pastoral de la Movilidad Humana en ese país, que alberga unos 4.000 migrantes cada mes.

Grupos criminales y agentes de seguridad agreden a los migrantes. Además, a los robos, secuestros y violaciones se suman matanzas perpetradas por bandas armadas como el cártel Los Zetas que, según denuncias, asesinan a migrantes cuyas familias no pagan el rescate exigido.

"Me da rabia, me da impotencia la ceguera de los delincuentes y del gobierno, eso es lo que más me duele", lamentó.

"Más que maldad, yo pienso que esa ceguera les viene (a los que atentan contra los migrantes) de no haber sido educados en valorar al ser humano", enfatizó.

A pesar del gris panorama para los migrantes, Solalinde cree que una nueva ley, podrían transportarse por cualquier medio y su situación podría mejorar, al estar "menos expuestos" a los vejámenes.

El sacerdote instó a los gobiernos centroamericanos a ser más "responsables" y crear condiciones de vida favorables que frenen las migraciones.

Según organizaciones no gubernamentales de la región, más de medio millar de centroamericanos emigran diariamente tras el "sueño americano" de obtener un empleo digno en Estados Unidos.