•   NUEVA YORK  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La comunidad internacional se prepara a enfrentar las consecuencias de la presentación este viernes de la demanda de adhesión a la ONU de un Estado de Palestina, una iniciativa que parece inevitable a pesar de los intentos de último minuto para frenarla.

El gobierno estadounidense, movilizado hasta el último minuto para intentar convencer al presidente palestino, Mahmud Abas, de desistir de la iniciativa, parecía dispuesto a conceder un fracaso.

“Al margen de lo que pase mañana, seguimos centrados en el día después de Naciones Unidas”, dijo la secretaria de Estado, Hillary Clinton.

“Sigo determinada a trabajar con las partes para alcanzar el objetivo de una solución de dos Estados, apoyada por Estados Unidos”, señaló la jefa de la diplomacia estadounidense: “No habrá esfuerzo que no hagamos en nuestra búsqueda por conseguirlo”, agregó.

Obama parcializado hacia Israel
El principal negociador palestino, Saeb Erakat, atribuyó la intervención hostil el miércoles en la ONU del presidente Barack Obama a la “parcialidad estadounidense” hacia Israel.

“Nuestro pueblo ha manifestado ayer y hoy para expresar su sentimiento de que el discurso (de Obama) no responde a las aspiraciones de los palestinos de libertad e independencia que el gobierno estadounidense pide para todos los pueblos, salvo el palestino”, dijo Erakat a AFP.

“A pesar de esta postura injusta y de toda la presión, el presidente Abas introducirá mañana (hoy viernes) el pedido en el Consejo de Seguridad de la ONU para admitir al Estado de Palestina”, agregó.

Abas está decidido a hacerle llegar una carta formal este  viernes con la petición al secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, minutos antes o después de que el líder palestino se dirija a la Asamblea General de la ONU.

La propuesta pasará ante los 15 miembros del Consejo de Seguridad de la ONU, donde Estados Unidos ha amenazado con imponer su derecho a veto, como uno de los cinco miembros permanentes.

Los palestinos cuentan con obtener “más de los nueve votos” necesarios en el Consejo de Seguridad, afirmó a AFP el consejero diplomático de Abas, Majdi al Khaldi.

Tres de los miembros no permanentes del Consejo “están bajo presión de los estadounidenses”, Bosnia, Gabón y Nigeria para que voten en contra y así Estados Unidos no se vea obligado a usar su veto, señaló.

De su lado, el primer ministro de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, juzgó “necesario poner presión sobre Israel para buscar la paz” con los palestinos.

“El problema en este contexto, y seré franco, proviene del gobierno israelí. Aquellos que gobiernan ese país toman medidas todos los días que en vez de tender hacia la paz, erigen nuevas barreras que previenen la paz”, agregó ante la Asamblea.