•   MIAMI  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El exembajador de EU ante la Organización de Estados Americanos, OEA, Róger Noriega, asegura que el presidente venezolano, Hugo Chávez, no está reaccionando bien al tratamiento contra el cáncer, según publicó este viernes El Nuevo Herald.

Según el diario, y citando fuentes que “a lo largo de los años han suministrado información muy confiable”, Noriega señaló que la salud del mandatario es peor de lo que deja entrever.

“Estas fuentes siguen señalando que Chávez está en una condición muy seria y que no está mejorando como sus doctores tenían esperanzas”, afirmó Noriega en un foro organizado por el Centro de Política Hemisférica de la Universidad de Miami.

Siempre, según el diario, Noriega añadió que “esto significa que deberíamos comenzar a pensar, y deberíamos prepararnos, para un mundo sin Hugo Chávez”.

Sin embargo, el mandatario regresó el jueves de La Habana a Caracas, donde anunció que había concluido un cuarto ciclo de quimioterapia con resultados “altamente exitosos”.

“Podemos decir, gracias a estos resultados, que ha terminado la fase de quimioterapia, cerramos el ciclo de la quimioterapia y ahora vamos a dedicarnos a la recuperación plena de toda la parte física”, indicó a su llegada al aeropuerto de Maiquetía.

El presidente dijo que ahora seguirá el tratamiento de fisioterapia y “recuperación progresiva y plena”, y pidió que no se haga caso a los rumores sobre su enfermedad.

Chávez oculta la verdad
Noriega, no obstante, dijo que el gobernante oculta la verdad y que el régimen ha determinado que la única manera de ganar las elecciones presidenciales del próximo año es si Chávez logra proyectar una imagen de que se recupera.

“Creen que pueden ganar una elección si Hugo Chávez está en la boleta de votación, si está relativamente activo y muestra fortaleza”, declaró Noriega, quien incluso asegura que el mandatario miente cuando dice haber sido sometido a cuatro rondas de quimioterapia.

“Terminó su tercera ronda de quimioterapia ayer -apuntó-. La ocasión en que fue a Cuba para recibir el segundo tratamiento, los doctores decidieron no hacerlo porque concluyeron que haría más mal que bien, debido a su bajo conteo de células rojas”.