•   París / EFE  |
  •  |
  •  |

Francia pidió ayer al Gobierno yemení que aplique el acuerdo patrocinado por el Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) y que prevé que el presidente Ali Abdulá Saleh abandone el poder y favorezca una transición.

La diplomacia gala condenó “con la mayor firmeza los ataques perpetrados” la pasada noche, que dejaron al menos 21 muertos en los enfrentamientos entre opositores y la Guardia Republicana. Dichos ataques, que se suman a los acontecidos esta semana contra “manifestantes pacíficos”, son “intolerables” y “no dejarán indiferente a la comunidad internacional”, señaló el Ministerio francés de Exteriores en un comunicado.

“Llamamos al Gobierno yemení a aceptar la aplicación de la iniciativa CCG, que debe permitir una transición de poder pacífica y ordenada en Yemen”, agregó la diplomacia francesa. En el comunicado difundido por París se llama al presidente Saleh a “asumir sus responsabilidades y permitir que Yemen conozca sin demora la transición a la que los yemeníes aspiran, para asegurar la unidad, la estabilidad y la seguridad de su país”.

Saleh regresó esta semana a Yemen después de tres meses de ausencia por haber estado recuperándose en Arabia Saudí de las heridas sufridas en un atentado en su palacio el 3 de junio.